Top

Cargando cosas bonitas...

Recargar...

Manifiesto de la Suprema Junta Gubernativa del reino a la Nación española comentario

 Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0)Reconocimiento – NoComercial – CompartirIgual (by-nc-sa): No se permite un uso comercial de la obra original ni de las posibles obras derivadas, la distribución de las cuales se debe hacer con una licencia igual a la que regula la obra original.

junta-suprema-centralEl texto presentado es según el contenido, de carácter político, se trata de un manifiesto redactado por la Suprema Junta Gubernativa, institución que se hizo cargo del gobierno de España durante el período comprendido entre el 25 de septiembre de 1808 y el 29 de enero de 1810. Según la procedencia del texto podemos clasificarlo en proveniente de una fuente primaria, contemporánea de la época.

En el manifiesto se observa que la Junta Suprema de Gobierno que Fernando VII había dejado antes de partir hacia Bayona había quedado totalmente desacreditada por su sumisión a las presiones francesas. Por consiguiente, en los lugares donde triunfaron los levantamientos contra los franceses se crearon unas juntas locales, integradas por las élites de cada ciudad donde los grupos de ideología más liberal ganaron importancia. Estas se integran en juntas provinciales, que asumen territorios más amplios, con el afán de alejarse de la ofensiva francesa. Sin embargo, debido a la necesidad de una mejor coordinación de todas ellas se lleva a cabo la creación de una Junta Suprema Central, formada por delegados de las juntas provinciales. En el escrito, se ven fuertemente reflejadas las ideas liberales que movían a estas instituciones, que defendían un liberalismo político, económico y social que permitiese a la burguesía acceder al poder defendiendo la instauración de una monarquía constitucional con separación de poderes y un marco de respeto a los derechos y libertades individuales.

Por último, es importante reseñar que gracias a todos los proyectos que tenía pensado hacer esta institución, la colaboración de los liberales con ideas ilustradas, va a permitir que se inicie una Revolución burguesa en España. Este proyecto revolucionario culminará posteriormente con Las Cortes de Cádiz en 1810 y se procederá al desmantelamiento del Antiguo Régimen.

Manifiesto de la Suprema Junta Gubernativa del reino a la Nación española:

La Suprema Junta Gubernativa del reino a la Nación española.
Españoles:

La Junta Suprema Gubernativa, depositaria interina de la autoridad suprema, ha dedicado los primeros momentos que han seguido a su formación a las medidas urgentes que su instituto y las circunstancias prescribían (…).

Las Provincias de España indignadas, con un movimiento súbito y solemne se alzaron contra los agresores, y juraron perecer primero que someterse a tan ignominiosa tiranía.

El caso es único en los anales de nuestra historia, imprevisto en nuestras leyes, y casi ajeno de nuestras costumbres. Era preciso dar una dirección a la fuerza pública, que correspondiese a la voluntad y a los sacrificios del pueblo; y esta necesidad creó las Juntas Supremas en las Provincias, que reasumieron en sí toda la autoridad, para alejar el peligro repeliendo al enemigo, y para conservar la tranquilidad interior.
(…) Sus Juntas respectivas nombraron Diputados que concurriesen a formar este centro de autoridad; y en menos tiempo que el que había gastado el maquiavelismo francés en destruir nuestro antiguo gobierno, se vio aparecer uno nuevo, mucho más temible para él, en la Junta Central que os habla ahora.
(…) La Junta, en vez de repugnar vuestros consejos, los busca y los desea. Conocimiento y dilucidación de nuestras antiguas leyes constitutivas; alteraciones que deban sufrir en su restablecimiento por la diferencia de las circunstancias; reformas que hayan de hacerse en los códigos civil, criminal y mercantil; proyectos para mejorar la educación pública tan atrasada entre nosotros; arreglos económicos para la mejor distribución de las rentas del estado y su recaudación (…). La Junta formará de vosotros comisiones diferentes, encargadas cada una de un ramo particular, a quienes se dirijan libremente todos los escritos sobre materias de gobierno y administración; donde se controviertan los diferentes objetos que deben llamar la atención general; y que contribuyendo con sus esfuerzos a dar una dirección recta e ilustrada a la opinión pública, pongan a la Nación en un estado de establecer sólida y tranquilamente su felicidad interior.

La revolución española tendrá de este modo caracteres enteramente diversos de los que se han visto en la francesa. Esta empezó en intrigas interiores y mezquinas de cortesanos; la nuestra en la necesidad de repeler un agresor injusto y poderoso: había en aquella tantas opiniones sobre formas de gobierno, cuántas eran las facciones, o por mejor decir, las personas; en la nuestra no hay más que una opinión, un voto general; Monarquía hereditaria, y Fernando VII Rey.

Los ultrajes de la religión satisfechos; vuestro Monarca, o restituido en su trono, o vengado; las leyes fundamentales de la Monarquía restauradas; consagrada de un modo solemne y constante la libertad civil; las fuentes de la prosperidad pública corriendo espontáneamente y derramando bienes sin obstáculo alguno; las relaciones con nuestras Colonias estrechadas más fraternalmente, y por consiguiente más útiles; en fin la actividad, la industria, los talentos y las virtudes estimulados y recompensados: a tal grado de esplendor y fortuna elevaremos nuestro país, si correspondemos a las magníficas circunstancias que nos rodean.

Aranjuez, 26 de octubre de 1808


¡Gracias por haber llegado hasta el final! Si de verdad te ha gustado te invitamos a que realices una aportación para mantener el funcionamiento de la web. Los ingresos que se obtienen en la web a través de la publicidad van destinados íntegramente a cubrir los gastos de mantenimiento, como el servidor donde se aloja la web, por lo que, de momento, no recibimos beneficio económico.