Top

Cargando cosas bonitas...

Recargar...

Los Reyes Católicos: La construcción del estado moderno (1474-1516)

 Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0)Reconocimiento – NoComercial – CompartirIgual (by-nc-sa): No se permite un uso comercial de la obra original ni de las posibles obras derivadas, la distribución de las cuales se debe hacer con una licencia igual a la que regula la obra original.

1. La Unión Dinástica: Integración de las Coronas de Castilla y Aragón

escudo-reyes-catolicos

Escudo de los Reyes Católicos: sobre el águila de San Juan las armas de Castilla y León, de la Corona de Aragón y de las Dos Sicilias. Abajo la flor de la granada (símbolo de Granada) y la leyenda Tanto Monta, sobre el Yugo y las Flechas.

En 1474 muere Enrique IV de Castilla y se inicia una larga guerra civil por la sucesión del rey. En esta guerra hay dos candidatas al trono:

– La princesa Isabel, hermana del rey difunto y casada con el príncipe Fernando, heredero de Aragón. Sus partidarios la hacen proclamar Isabel I de Castilla.

– La hija de Enrique IV, conocida como Juana la Beltraneja, comprometida con el rey de Portugal y que tiene el apoyo de la mayor parte de la nobleza.

La guerra, con la intervención de Aragón y Portugal a favor de uno u otro bando, termina en 1479 con el triunfo de Isabel I y el sometimiento de la nobleza.

Ese mismo año Fernando es proclamado rey de Aragón como Fernando II, después de una larga guerra en Cataluña contra una nobleza recelosa del poder del rey.

Tanto la Guerra de Sucesión castellana como la guerra catalana son los clásicos conflictos que enfrentan a la Monarquía con la nobleza. Por eso, con la subida al trono de Isabel y Fernando se ponen las bases de un Estado donde se afirma el poder de los reyes por encima de la nobleza. Pero, además, el matrimonio de Isabel y Fernando, que recibieron del Papa el título de Reyes Católicos, supuso la unión de las Coronas de Castilla y de Aragón.

Por la concordia de Segovia se establecía el gobierno conjunto de los dos reyes en los territorios de ambas Coronas. Sin embargo, esta unión es sólo dinástica, es decir, no significa la unificación política de los diferentes reinos, ya que éstos conservan sus propias leyes, fueros, instituciones, aduanas, etc. y sólo comparten la figura de los reyes. No obstante, en esta unión destaca la primacía de Castilla por dos razones: su mayor peso demográfico y económico y, sobre todo, su sistema político que garantiza un más firme autoritarismo de los reyes frente al pactismo catalano-aragonés.

En 1493 también se recuperaban los condados catalanes del Rosellón y la Cerdaña, que habían sido cedidos al rey de Francia treinta años antes y ahora éste devolvía. Con la recuperación de estos condados los Reyes Católicos restauraban la integridad territorial de todos los reinos de la Corona de Aragón.

 

Retrato anónimo de los Reyes Católicos

Retrato anónimo de los Reyes Católicos

 

Unión dinástica de los reinos hispánicos

Unión dinástica de los reinos hispánicos

2. La conquista del reino nazarí y la incorporación del Reino de Navarra

La integración de los diferentes estados peninsulares se completará con la conquista del reino nazarita de Granada y la incorporación de Navarra.

La Guerra de Granada se inició en 1481 a raíz de uno de los muchos incidentes fronterizos pero se vio estimulada por varios factores:

– Las luchas internas entre los clanes nobiliarios granadinos facilitaban una rápida victoria.

– La unión dinástica permitió movilizar recursos de todos los reinos para llevar a cabo una guerra que se considera una cruzada común frente al Islam.

– Los Reyes Católicos esperan compensar a la nobleza castellana con las tierras conquistadas frente a la pérdida de su peso político.

El trato dado a los vencidos dependió del curso de la guerra. Allí donde hubo resistencia, como en Málaga, sus habitantes perdieron todo y fueron esclavizados. Pero allí donde se pactó la rendición, se firmaron capitulaciones y los Reyes se comprometieron a respetar las propiedades, leyes y religión de los vencidos. Finalmente, en 1492, Boabdil, último emir de Granada, pactó la entrega de la ciudad, con lo que se puso fin a la guerra. El reino de Granada quedó así anexionado a Castilla, aunque con una gran cantidad de población mudéjar.

En 1512, ya muerta Isabel la Católica, con el pretexto de prevenir una invasión desde Francia, Fernando II inicia la invasión de Navarra. Tras una rápida campaña, Navarra es ocupada e incorporada a la Corona de Castilla, aunque manteniendo sus fueros, leyes e instituciones propias.

3. La integración de las Canarias y la aproximación a Portugal

Durante el reinado de los Reyes Católicos culmina la conquista de las islas Canarias con el sometimiento, a partir de 1478, de las tres islas que quedaban: Gran Canaria, Tenerife y La Palma. A diferencia de la etapa anterior, la iniciativa de la conquista fue de la Corona y estas islas no se convirtieron en señoríos jurisdiccionales de la nobleza sino que se mantuvieron bajo jurisdicción directa de los reyes.

Por otra parte, la expansión atlántica provocó la rivalidad con Portugal, sobre todo por las aspiraciones lusas sobre las Canarias. Finalmente, tras la guerra civil castellana, se llegaron a varios acuerdos con Portugal.

– En 1479 se firmó el Tratado de Alcaçovas por el que el rey de Portugal dejaba de apoyar a Juana la Beltraneja y reconocía los derechos de Castilla sobre Canarias. A cambio, Castilla reconocía los derechos de Portugal sobre Azores, Madeira y la costa africana. Portugal tenía así vía libre para bordear la costa de África camino a la India.

– Tras el primer viaje de Colón a América los portugueses consideraron amenazadas sus posibilidades de adelantarse en la llegada a la India. Por ello se recurrió al Papa para que arbitrara entre Castilla y Portugal delimitando zonas de influencia en el océano. Finalmente, y al margen del arbitraje papal, en 1494 el rey de Portugal y los Reyes Católicos firmaron el Tratado de Tordesillas que fijaba dos meridianos como líneas divisorias de las zonas que correspondería explorar a cada reino.

Por último, los Reyes Católicos culminaron la política de aproximación a Portugal con una política matrimonial que perseguía incorporar este reino a la unión dinástica. Para ello, casaron a dos de sus hijas con reyes portugueses a la espera de obtener un heredero común, aunque no se logró este objetivo.

tratado-de-tordesillas

4. La reorganización del Estado. Instituciones de gobierno

Los Reyes Católicos sientan las bases de la Monarquía Autoritaria, es decir, un sistema basado en la afirmación del poder del rey. Esto significó limitar el poder político de la alta nobleza, aunque ésta conservó su poder económico y su preeminencia social. El reforzamiento del poder real supuso una mayor complejidad de la administración y el crecimiento de la burocracia, que los reyes reclutan entre los letrados y juristas salidos de la universidad.

Como un instrumento para reforzar su poder, los Reyes Católicos asumieron el maestrazgo de las órdenes militares, cuyas tierras y recursos pasaron a administrar.

El Consejo Real se convirtió en la institución más importante y actuó como un auténtico órgano de gobierno. Por otra parte, surgen otros consejos especializados en ciertos asuntos, como el de la Inquisición, el de Aragón o el de las Órdenes Militares.

También se crea una verdadera administración de Justicia: en Castilla se crean dos Chancillerías o tribunales superiores, y dos audiencias, de rango inferior. En la Corona de Aragón se creó una audiencia en cada uno de los reinos.

Las Cortes de Castilla quedaron totalmente dominadas por los Reyes, aunque las convocaron con frecuencia para dar solemnidad a la aprobación de ciertas leyes.

En cuanto a la administración local, se refuerza la figura del corregidor o representante real en las ciudades, y se introduce esta institución en las ciudades de la Corona de Aragón.

En Castilla un instrumento fundamental para pacificar el reino y controlar la violencia de los nobles fue la creación de la Santa Hermandad. Se trataba de un cuerpo armado, al servicio de los reyes, pero formado con aportaciones de hombres y dinero de las principales ciudades. Se convirtió en una especie de policía encargada de vigilar la seguridad de pueblos y caminos

5. La política religiosa

Inquisición: suplicio de la garrucha

Inquisición: suplicio de la garrucha

Los Reyes Católicos marcan un giro radical en cuestión religiosa que se manifiesta en el fin de la tolerancia hacia las minorías formadas por judíos y mudéjares. Con ellos se acentúa un proceso que hace de la religión un instrumento para controlar política e ideológicamente a la población, unida a sus reyes en la defensa de la religión católica. Esta política tiene tres manifestaciones:

-La vigilancia a los conversos: los conversos habían crecido en la Península a raíz del crecimiento del antisemitismo y de la violencia hacia las juderías. Pero se sospechaba que estos conversos “judaizaban” en su vida privada, es decir, mantenían los ritos y creencias judías. Para controlar estas tendencias, los Reyes Católicos obtienen permiso del Papa para establecer el tribunal de la Inquisición, encargado de perseguir los delitos de herejía y sometido a la autoridad directa de los Reyes. Desde 1480 este tribunal inició sus pesquisas contra los falsos conversos y todos aquellos a los que se consideraba que se desviaban de la ortodoxia católica.

 

Expulsión de los judíos

Expulsión de los judíos

– La expulsión de los judíos: en su obsesión por el control de los conversos, se llegó a la conclusión de que, mientras existiera judíos en la Península practicando libremente su religión, los conversos tendrían un estímulo para seguir “judaizando” en su vida privada. Esto motivó que en 1492 los Reyes firmaran el decreto que obligaba a los judíos a convertirse al cristianismo o a abandonar el conjunto de los reinos hispánicos. Aunque una parte de la comunidad judía optó por convertirse, la mayoría tuvo que malvender sus propiedades y abandonar su patria. Este hecho supuso una notable pérdida, no tanto en términos cuantitativos como cualitativos, ya que muchos judíos eran intelectuales, médicos, artesanos o prestamistas.

– La presión sobre los mudéjares: tras la expulsión de los judíos la única minoría religiosa que subsiste es la que integran los mudéjares: esta comunidad se incrementó además con los mudéjares granadinos que, en cumplimiento de las capitulaciones firmadas por los Reyes Católicos, conservaron sus propiedades y religión. Sin embargo, lo estipulado en estas capitulaciones pronto empezó a incumplirse, y los mudéjares de Granada sufrieron todo tipo de presiones para que se convirtieran. Como consecuencia estalló la rebelión del barrio granadino de El Albaicín, donde se concentraba la población mudéjar. Esta revuelta pronto se extendió a la comarca de Las Alpujarras. La revuelta fue duramente reprimida y, como castigo ejemplar, se firmó el decreto de 1502 que obligaba a todos los mudéjares a convertirse al cristianismo o a abandonar los reinos hispánicos. La mayoría optó por la conversión. Se formó así una nueva comunidad, la formada por los llamados “moriscos”, en teoría cristianos, aunque se sospechaba que en privado mantenían sus creencias islámicas.

6. La proyección exterior. Política italiana y norteafricana

La unión dinástica de Castilla y Aragón crea un importante bloque de poder en Europa, con instrumentos para desarrollar una importante actividad exterior: un ejército permanente a base de soldados mercenarios y un cuerpo de diplomáticos.

La política exterior tiene como objetivo fundamental aislar a Francia, principal enemiga de los Reyes Católicos. Francia, tradicionalmente enemistada con la Corona de Aragón por la rivalidad en el Mediterráneo, ahora contempla con temor a la poderosa Monarquía Hispánica que puede dificultar su posición hegemónica en Europa. Los Reyes Católicos emprendieron una política de alianzas matrimoniales con los rivales de Francia para aislarla, casando a varios de sus hijos con príncipes de Inglaterra y de Austria-Borgoña.

A su vez, la unión dinástica favoreció la expansión mediterránea con dos centros de interés:

– El Norte de África, cuyo control era de vital interés para Castilla para evitar una nueva invasión musulmana y controlar los ataques de los piratas berberiscos. Esto llevó a la conquista de Melilla en 1497 y otras ciudades costeras a lo largo de la costa africana.

Italia, era objeto de interés por la Corona de Aragón, especialmente el reino de Nápoles que estaba en manos de un primo de Fernando el Católico. Pero Francia también aspira a ejercer su influencia en Italia, lo que provocó el estallido de la guerra en 1501. Las tropas de Fernando el Católico, dirigidas por el Gran Capitán, derrotaron a las francesas. Francia tuvo que reconocer la incorporación del reino de Nápoles a la Corona de Aragón.

Proyección exterior de los reinos hispánicos

Proyección exterior de los reinos hispánicos

7. El final del reinado de los Reyes Católicos: las regencias

En 1504 muere Isabel la Católica y le sucede en el trono de Castilla Juana I, de la que se cree que tiene sus facultades mentales perturbadas. Por eso se ocupa de la regencia su esposo, Felipe de Habsburgo, proclamado rey como Felipe I.

Mientras tanto, Fernando el Católico sigue siendo rey en la Corona de Aragón. Sin embargo, la muerte prematura de Felipe I hace que Fernando vuelva a ocuparse de los asuntos de Castilla como regente de su hija Juana.

A fin de asegurarse descendencia masculina, Fernando contrae segundas nupcias con una princesa francesa. Pero de este matrimonio no nacerá ningún heredero varón que, en caso de haber nacido, hubiera recibido los territorios de la Corona de Aragón. Se hubiera roto en ese caso la unión dinástica forjada con el matrimonio de Isabel y Fernando.

En 1516 muere Fernando el Católico. Juana I es proclamada también reina de Aragón pero, al no mostrar signos de mejoría, se hace venir de Flandes a su hijo Carlos que, con 16 años, asume el gobierno de todos los reinos que ha heredado de sus abuelos. Con Carlos I comienza a reinar la dinastía de los Habsburgo o de Austria.


¡Gracias por haber llegado hasta el final! Si de verdad te ha gustado te invitamos a que realices una aportación para mantener el funcionamiento de la web. Los ingresos que se obtienen en la web a través de la publicidad van destinados íntegramente a cubrir los gastos de mantenimiento, como el servidor donde se aloja la web, por lo que, de momento, no recibimos beneficio económico.