Top

Cargando cosas bonitas...

Recargar...

La Segunda República: El Bienio radical-cedista. Revolución de 1934 y elecciones 1936

 Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0)Reconocimiento – NoComercial – CompartirIgual (by-nc-sa): No se permite un uso comercial de la obra original ni de las posibles obras derivadas, la distribución de las cuales se debe hacer con una licencia igual a la que regula la obra original.

1. EL BIENIO CONSERVADOR O RADICAL-CEDISTA (1933-1936)

Las elecciones de 1933 suponen un giro político dentro de la Segunda República. Comienza un nuevo periodo conocido como bienio conservador o radical-cedista por ser la CEDA y el Partido Radical las fuerzas políticas dominantes.

Las elecciones de 1933

Los sucesos de Casas Viejas provocaron un fuerte desprestigio del gobierno de Azaña, que al sentirse cuestionado por la izquierda política presentó su dimisión ante el Presidente de la República. Alcalá-Zamora convocó elecciones para noviembre de 1933. Éstas fueron las primeras elecciones generales en las que, cumpliendo con lo establecido en la Constitución, pudieron votar las mujeres. Los republicanos y los socialistas se presentaron por separado, mientras que el centro-derecha se agrupó. Esto, unido a la abstención de las zonas de tradición anarquista, provocó el triunfo de los partidos de centro-derecha y el hundimiento de la izquierda. La CEDA fue el partido con más diputados, seguido del partido radical. Mientras, socialistas y republicanos de izquierda tuvieron que pasar a la oposición.

Con la nueva composición de las Cortes, Alcalá-Zamora encargó la formación de gobierno a Lerroux, que contó con el apoyo parlamentario de la CEDA, aunque este partido no formó parte del gobierno.

Mujeres votando por vez primera en noviembre de 1933

Mujeres votando por vez primera en noviembre de 1933

La política contrarreformista de Lerroux

El nuevo gobierno inicia un giro conservador manifiesto en varias medidas:

– Se decreta una amnistía para los militares que participaron en el pronunciamiento de Sanjurjo.

– Se paralizó la reforma agraria, poniendo fin a las expropiaciones y al asentamiento de campesinos.

– Se proyectó una reforma constitucional, que finalmente no se llevó a cabo, para replantear las relaciones con la Iglesia.

– Se paralizaron todos los procesos de autonomía de aquellas regiones que, como el País Vasco o Galicia, aún no habían accedido a la misma.

– Se replantearon, en beneficio de la patronal, los Jurados Mixtos y los convenios colectivos.

Alejandro Lerroux

Alejandro Lerroux

jose-maria-gil-robles

José María Gil Robles

La Revolución de octubre de 1934

En octubre de 1934 Lerroux decide incluir en su gobierno a tres ministros de la CEDA. Desde que se formó el primer gobierno de Lerroux, y ante el giro conservador de su política, algunos sectores del PSOE planteaban la idea de una insurrección popular contra el gobierno. Ahora, la entrada de la CEDA en el gobierno dio fuerza a estas tendencias, muy influídas además por el contexto internacional.

En 1933 Hitler se había hecho con el poder en Alemania y había iniciado la construcción del Estado nazi. En Austria, el canciller Dollfuss había desatado una dura represión contra el movimiento obrero. Para las organizaciones obreras españolas, la entrada de la CEDA en el gobierno significaba un paso más en el avance del fascismo, aunque la CEDA estaba lejos de ser un partido fascista.

En este contexto, el PSOE, con el apoyo de comunistas y anarquistas, convoca una huelga revolucionaria que debería desembocar en una insurrección popular. La convocatoria tuvo un seguimiento muy desigual y fue fácilmente controlada por el gobierno. Sin embargo, hubo dos territorios donde las jornadas de octubre tuvieron un especial significado:

a) Asturias.

Aquí socialistas, comunistas y anarquistas crearon un comité revolucionario, controlaron las principales ciudades de la cuenca minera, cercaron Oviedo y proclamaron la República Socialista. El gobierno tuvo que recurrir a la Legión, dirigida por el general Franco, que después de duros combates consiguió recuperar el control sobre la región.

b) Cataluña.

La Generalitat de Cataluña seguía controlada por la Esquerra, enfrentada al gobierno conservador que preside Lerroux. El parlamento catalán había aprobado una ley sobre contratos de cultivo que prácticamente convertía a los arrendatarios en propietarios de las tierras que cultivaban. Los propietarios, apoyados por la Lliga, rechazaban esta ley y el gobierno central consiguió que el Tribunal de Garantías Constitucionales la anulase. Ante estos hechos, y como respuesta a la entrada de la CEDA en el gobierno, el presidente Companys proclamó el Estado Catalán dentro de la Federación Española. El gobierno central respondió bombardeando el Palacio de la Generalitat y suspendiendo la autonomía catalana.

Detenidos en Asturias tras la Revolución de octubre

Detenidos en Asturias tras la Revolución de octubre

 

El presidente de la Generalitat, Lluis Companys, y su gobierno, encarcelados tras los sucesos de octubre

El presidente de la Generalitat, Lluis Companys, y su gobierno, encarcelados tras los sucesos de octubre

 

Las consecuencias de octubre y las elecciones de 1936

Tras la derrota de la revolución de octubre el gobierno desató una dura represión contra los participantes en aquellos hechos, que se saldó con varias ejecuciones, encarcelamiento y despido de los implicados. Esta política sirvió para unir a todas las fuerzas del centro-izquierda contra el gobierno. De aquí surgirá la idea de crear un Frente Popular, una vasta coalición de partidos que irían juntos a las próximas elecciones y que abarcaba desde los republicanos de izquierda hasta el partido comunista.

La idea de crear un Frente Popular estaba auspiciada también por la Internacional Comunista con sede en Moscú que ante el avance del fascismo consideraba la conveniencia de crear amplias coaliciones entre el centro-izquierda y los partidos obreros. De hecho, un Frente Popular similar se crearía en Francia.

A finales de 1935 el gobierno se ve salpicado por el escándalo del estraperlo, que surge cuando se descubre que parientes de Lerroux han recibido comisiones por autorizar la introducción en los casinos de juego de una ruleta rusa trucada y diseñada por los austriacos Strauss y Perl. Ante el escándalo, Lerroux tiene que dimitir y Alcalá-Zamora convoca nuevas elecciones para febrero de 1936.

A las elecciones el centro-izquierda acude unido en el Frente Popular, incluso con el visto bueno del anarquismo que no preconiza la abstención. Por el contrario, los partidos de centro y de derechas acuden ahora separados. El resultado fue el triunfo por pocos votos del Frente Popular, que cuenta ahora con una amplia mayoría en las Cortes.

Propaganda electoral del Partido Comunista a favor del Frente Popular. Se alude a la amnistía para los detenidos por la Revolución de octubre.

Propaganda electoral del Partido Comunista a favor del Frente Popular. Se alude a la amnistía para los detenidos por la Revolución de octubre.

2. EL GOBIERNO DEL FRENTE POPULAR (De febrero a julio de 1936)

El nuevo gobierno de Azaña

Azaña vuelve a formar gobierno con la idea de recuperar e impulsar el programa reformista del primer bienio. En este sentido, promueve las siguientes medidas:

– Se decreta una amnistía y la rehabilitación de funcionarios y despedidos por los sucesos de octubre de 1934.

– Se restaura la autonomía catalana y se preparan los estatutos de autonomía del País Vasco y Galicia.

– Se recupera y acelera la reforma agraria pues la presión de las organizaciones obreras obliga a agilizar los trámites de expropiación y asentamiento de jornaleros. Muchas veces, éstos ocupaban las fincas y el gobierno legalizaba la situación, provocando la alarma de los grandes propietarios.

En este ambiente, sectores del Ejército y de la oligarquía empiezan a preparar un golpe militar que ponga fin al gobierno del Frente Popular.

La primavera trágica

En abril, Alcalá-Zamora, considerado demasiado moderado, es destituido de la Presidencia de la República por las Cortes. En su lugar eligen a Azaña como nuevo Presidente de la República, que designa a Casares Quiroga como jefe de gobierno. En estos meses previos a la guerra el clima político se ve enrarecido por varios hechos:

a) La conflictividad social: los dos sindicatos promueven una intensa actividad huelguística reivindicando mejoras salariales, lo que provoca el pánico entre los empresarios, que a veces decretan el cierre de las fábricas. A su vez, los partidos de la derecha monárquica apelan directamente a la insurrección militar.

b) Los problemas de orden público: crecen los enfrentamientos callejeros entre militantes falangistas o de extrema derecha y militantes sindicales y obreros. Fruto de esta violencia se producen unas 200 muertes. Los sindicatos invocan la revolución mientras la derecha monárquica apela a la intervención de los militares. José Antonio Primo de Rivera es encarcelado tras descubrirse armas en la sede de Falange.

c) La tensión política: en las Cortes los diputados se enzarzan en violentas discusiones, y profieren insultos y amenazas muy alejados de la cultura parlamentaria. En este ambiente, el 12 de julio, el teniente Castillo de la Guardia de Asalto, conocido por sus simpatías izquierdistas, es asesinado por un comando de extrema derecha. Como respuesta, compañeros de la víctima asesinan al diputado Calvo-Sotelo.

Entierro de Calvo-Sotelo con exhibición de saludos fascistas

Entierro de Calvo-Sotelo con exhibición de saludos fascistas

 

La conspiración militar

Desde el triunfo electoral del Frente Popular, varios sectores de la oligarquía, la derecha política y el Ejército empiezan a pensar en un golpe militar. Ante estos rumores, el gobierno reacciona tímidamente enviando a destinos alejados a los militares sospechosos.

Pero, desde abril, es el general Mola, destinado en Pamplona, el que coordina y dirige la conspiración destinada a derribar mediante un pronunciamiento el gobierno del Frente Popular. Cuanta además con el apoyo de los requetés, las unidades paramilitares carlistas. En los planes de Mola figura la idea de un golpe rápido que debería ir acompañado de una inusitada violencia contra los miembros de partidos políticos y sindicatos opuestos a la sublevación.

En este ambiente, el asesinato de Calvo-Sotelo provoca una gran conmoción y sirve para que algunos militares indecisos se sumen a los preparativos para la sublevación, que finalmente se adelanta al 17 de julio. Ese día comienza la insurrección en Melilla y Ceuta. El 18 de julio la sublevación se extiende a la Península. Empieza así la Guerra Civil.


¡Gracias por haber llegado hasta el final! Si de verdad te ha gustado te invitamos a que realices una aportación para mantener el funcionamiento de la web. Los ingresos que se obtienen en la web a través de la publicidad van destinados íntegramente a cubrir los gastos de mantenimiento, como el servidor donde se aloja la web, por lo que, de momento, no recibimos beneficio económico.