Top

Cargando cosas bonitas...

Recargar...

La oposición al liberalismo: Carlismo y Guerra Civil. La cuestión foral

 Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0)Reconocimiento – NoComercial – CompartirIgual (by-nc-sa): No se permite un uso comercial de la obra original ni de las posibles obras derivadas, la distribución de las cuales se debe hacer con una licencia igual a la que regula la obra original.

El carlismo es un movimiento ideológico que surge como oposición al liberalismo y tiene su origen en la crisis sucesoria que se crea con la abolición de la Ley Sálica por Fernando VII. Su arraigo entre ciertos sectores de la población española será determinante en la generación de tres guerras civiles llamadas Guerras Carlistas.

1. La crisis sucesoria

Durante la Década Absolutista, la política de reformas moderadas que emprende Fernando VII provocará la oposición de ciertos sectores, denominados ultras o apostólicos. Estos grupos, defensores de un absolutismo estricto, creen que dichas reformas son una claudicación ante el liberalismo. Los apostólicos tenían depositadas sus esperanzas en el hermano del rey, el infante don Carlos María Isidro, conocido por su ideología ultra y heredero al trono ante la falta de descendencia de Fernando VII.

Sin embargo, la cuarta esposa del rey, María Cristina de Nápoles, se queda embarazada. En España, desde la llegada de los Borbones, estaba vigente la Ley Sálica, que excluía a las hembras de la sucesión al trono. Ante la posibilidad de que la reina dé a luz una niña, Fernando VII decide publicar la Pragmática Sanción, por la que quedaba abolida la Ley Sálica. Finalmente, nace una niña, de nombre Isabel, que es proclamada heredera. Pero los ultras, que empiezan a ser conocidos como carlistas, se niegan a reconocer a Isabel como heredera y se aferran a la Ley Sálica para defender los derechos de don Carlos al trono. Cuando en 1833 muere Fernando VII, su hija es proclamada reina con el nombre de Isabel II. Pero los carlistas inician un levantamiento armado y proclaman rey a don Carlos, con el nombre de Carlos V. Comienza así la Primera Guerra Carlista contra los isabelinos, defensores de Isabel II.

Carlos María Isidro (Carlos V para los carlistas)

Carlos María Isidro (Carlos V para los carlistas)

Soldados carlistas con la característica boina roja, emblema del carlismo

Soldados carlistas con la característica boina roja, emblema del carlismo

2. Bases ideológicas del carlismo

Desde el punto de vista ideológico, el carlismo se puede definir como una doctrina que rechaza el liberalismo y se apoya en los siguientes principios:

-Defensa del poder absoluto del rey, único depositario de la soberanía. Identifican el Estado Liberal con una situación de anarquía y desorden.

– Defensa del catolicismo y de los privilegios de la Iglesia. Critican la no restauración de la Inquisición por Fernando VII en 1823 y rechazan cualquier iniciativa de tolerancia religiosa hacia otras confesiones.

– Defensa del mundo rural, al que se idealiza frente a las amenazas que llegan de la ciudad como el liberalismo o la industrialización. Consideran que estos fenómenos ponen en peligro el orden tradicional que tiene su principal apoyo en el campo.

– Defensa de los fueros vasco-navarros, amenazados por el centralismo uniformizador del Estado Liberal. También plantean la restauración de los viejos fueros de los antiguos reinos de la Corona de Aragón.

3. Bases sociales del carlismo

La fuerza que tuvo el carlismo se explica por su arraigo entre los siguientes grupos sociales:

-Los pequeños campesinos: Estos son dueños de una pequeña propiedad o explotan una parcela en régimen de arrendamiento. Son la principal base social del carlismo. Impregnados de un fuerte catolicismo, no tenían motivos para apoyar los cambios que implicaba el liberalismo: para muchos de estos campesinos, el liberalismo sólo significó que las tierras que arrendaban cambiaban de propietario, y pasaban de manos de la nobleza o de la Iglesia a la burguesía. Pero, además, la desamortización de las tierras comunales les quitaba la posibilidad de explotar unas tierras de las que hasta ahora habían dispuesto libremente. Estos campesinos idealizaron un pasado en el que las viejas relaciones feudales garantizaban también cierta seguridad gracias a la solidaridad vecinal y las obligaciones de auxilio y protección de los antiguos señores. Por el contrario, el capitalismo se percibía como una amenaza basada en la explotación individual e impersonal de la burguesía que además disolvía las tradicionales redes sociales de protección (familia, aldea, etc.).

– la pequeña nobleza de hidalgos, caballeros, etc. que carecían de grandes propiedades y, sin posibilidad de competir en una economía de libre mercado, se veían abocados a la ruina económica. Para estos grupos, la desaparición de sus privilegios y del régimen de mayorazgo sólo podía suponer la amenaza de ruina económica.

– El bajo clero, especialmente el clero regular, que es el sector más amenazado por la desamortización de las tierras eclesiásticas.

Por el contrario, el carlismo apenas tuvo difusión entre los siguientes grupos:

-Las clases urbanas, tanto la alta burguesía como las clases medias y populares. De hecho, las ciudades fueron los principales focos del liberalismo.

– La alta nobleza, que una vez comprobó que el liberalismo respetaba sus grandes propiedades apoyó al Estado Liberal. Cuando la alta nobleza observó además que el Estado Liberal le permitía incrementar sus bienes con la compra de las tierras eclesiásticas desamortizadas la identificación con el liberalismo se reforzó.

– Los jornaleros, que carecen de cualquier propiedad y debían malvivir con unos sueldos exiguos. Estos grupos no tenían motivos para añorar el Antiguo Régimen, pero tampoco tenían razones para apoyar el Estado Liberal, por lo que pronto apoyarían nuevas ideologías revolucionarias.

4. Bases geográficas del carlismo

El carlismo tuvo sus principales apoyos en aquellas regiones donde se conjugaron estos factores:

a) Zonas donde predomina el pequeño campesinado, como la mitad norte peninsular (Galicia, Cornisa Cantábrica, Valle del Duero, área pirenaica, Bajo Aragón, el Maestrazgo o interior de Cataluña).

b) Áreas donde siguen vigentes los fueros o se mantiene el recuerdo de su antigua existencia. Esto explica la fuerza del carlismo en zonas como Cataluña, Valencia o el País Vasco y Navarra. Concretamente, en el País Vasco y Navarra los fueros garantizaban a su población una serie de privilegios como exención de ciertos impuestos y del reclutamiento militar obligatorio. El Estado liberal amenazaba con la abolición de estos privilegios lo que explica el arraigo del carlismo en estas zonas.

Por el contrario, las zonas urbanas nunca fueron importantes focos carlistas. Ni siquiera en el País Vasco o Cataluña el carlismo tuvo grandes apoyos en las ciudades.

Zonas de influencia carlista y expediciones militares carlistas durante la Primera Guerra Carlista

Zonas de influencia carlista y expediciones militares carlistas durante la Primera Guerra Carlista

5. Antecedentes del carlismo

Antes del estallido de la primera guerra carlista, podemos encontrar sus antecedentes en la revuelta de los agraviats o malcontents que se produjo en 1827 en el interior de Cataluña. Fue éste un levantamiento protagonizado por partidas de campesinos armados dirigidos por curas o frailes y que rechazaban la tímida política reformista emprendida por Fernando VII durante la Década Absolutista.

6. La Primera Guerra Carlista (1833-1840)

Estalló a la muerte de Fernando VII cuando se producen los primeros levantamientos de partidas de campesinos que se niegan a reconocer a Isabel II como reina y proclaman a Carlos V como rey. Los carlistas pronto se hicieron fuertes en zonas rurales del País Vasco y Navarra, en Aragón y el interior de Cataluña y Valencia, donde la guerra adquirió carácter de guerra de guerrillas. Destacaron dos importantes generales: Zumalacárregui en el área vasca y Cabrera, que dirigió la resistencia en la zona del Maestrazgo.

El momento álgido de la guerra se produjo en 1837 con la famosa expedición real en que el propio pretendiente Carlos María Isidro llegó hasta las puertas de Madrid aunque, sin apoyos, tuvo que regresar a sus bases del norte.

Tras varios años de conflicto sin que isabelinos ni carlistas pudieran modificar el rumbo de la guerra, surgieron sectores favorables a la idea de llegar a un compromiso. Este acuerdo llegó en 1839 con el Convenio de Vergara, por el que los isabelinos se comprometían a reconocer los grados y distinciones de los militares carlistas y a respetar los fueros vasco-navarros. A pesar de todo, en 1841 los fueros navarros serían modificados: Navarra dejaría de ser un reino para convertirse en una provincia más, aunque mantenía ciertos privilegios fiscales reconocidos en el concierto económico.

El general Cabrera no reconoció el Convenio de Vergara y continuó la guerra en el Maestrazgo hasta su derrota en 1840.

7. La Segunda Guerra Carlista (1846-1849)

No tuvo la importancia de la Primera. Su principal escenario fue el interior de Cataluña, donde bandas de pequeños campesinos mantuvieron una desigual resistencia en defensa de los derechos de Carlos VI, hijo de Carlos María Isidro.

8. Evolución del carlismo

En 1868 una revolución había destronado a Isabel II. Para los carlistas esto abría la esperanza de ver en el trono a su pretendiente, Carlos VII, sobrino de Carlos VI. Pero esta esperanza se vio frustrada al aprobarse una constitución democrática en 1869 y la proclamación como nuevo rey de España de un príncipe italiano, Amadeo de Saboya. El carlismo se inclinó así por otra insurrección armada que originó la Tercera Guerra Carlista (1872-1876).

Aunque durante este tercer conflicto hubo insurrecciones en zonas de Cataluña y Valencia, el principal escenario de la guerra fue el País Vasco y Navarra, donde se llegó a crear un verdadero estado carlista con capital en Estella.

La restauración de los Borbones en la persona de Alfonso XII, hijo de Isabel II, permitió concentrar los recursos en el fin de la guerra que terminaría en 1876. La principal consecuencia fue la supresión de los fueros vascos, sustituidos por unos conciertos económicos que otorgaban a las tres provincias vascas una autonomía para recaudar los impuestos similar a la que ya tenía Navarra.

Caricatura sobre el carlismo publicada hacia 1872. El pretendiente Carlos VII aparece sobre un pedestal con el lema carlista (Dios, patria, rey). Un cura con la boina carlista arenga a sus seguidores presentados como borregos

Caricatura sobre el carlismo publicada hacia 1872. El pretendiente Carlos VII aparece sobre un pedestal con el lema carlista (Dios, patria, rey). Un cura con la boina carlista arenga a sus seguidores presentados como borregos


¡Gracias por haber llegado hasta el final! Si de verdad te ha gustado te invitamos a que realices una aportación para mantener el funcionamiento de la web. Los ingresos que se obtienen en la web a través de la publicidad van destinados íntegramente a cubrir los gastos de mantenimiento, como el servidor donde se aloja la web, por lo que, de momento, no recibimos beneficio económico.