Top

Cargando cosas bonitas...

Recargar...

La dictadura de Primo de Rivera (1923-1930)

 Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0)Reconocimiento – NoComercial – CompartirIgual (by-nc-sa): No se permite un uso comercial de la obra original ni de las posibles obras derivadas, la distribución de las cuales se debe hacer con una licencia igual a la que regula la obra original.

1. El golpe de Estado

El general Primo de Rivera

El general Primo de Rivera

En septiembre de 1923 Miguel Primo de Rivera, capitán general de Cataluña, protagoniza un golpe de Estado en Barcelona ocupando los servicios básicos. Dos días después Alfonso XIII desoye la propuesta del gobierno de destituir a los militares sublevados y, en su lugar, se pone en contacto con el general golpista al que le ofrece formar gobierno. El rey se hacía así cómplice de la Dictadura Militar.

En el triunfo del pronunciamiento fueron decisivos varios apoyos:

– La oligarquía, deseosa de un poder fuerte y autoritario que pusiera fin a los conflictos sociales y a la intensa agitación obrera que se vivía desde 1917. Muy claro fue el apoyo de la burguesía catalana, interesada en acabar con el anarquismo.

– Sectores del Ejército, preocupados por la conflictividad social, por el auge del movimiento obrero y del nacionalismo, y por las consecuencias del informe Picasso.

– Pero, sin duda, el apoyo decisivo fue el del Rey, también preocupado por sus implicaciones en el Desastre de Annual.

Pero en el triunfo del golpe militar también influyeron otros factores:

– La pasividad de la mayoría de la población, incluido el movimiento obrero, que no tenía ningún motivo para defender el viejo y caduco sistema canovista. Además, Primo de Rivera se presentaba con un lenguaje regeneracionista y sólo hablaba de suspender la Constitución, por lo que parecía anunciar que la Dictadura sería provisional.

– El contexto internacional: en 1922 Mussolini había sido llamado por el rey de Italia para formar gobierno, dando inicio a la construcción de la Dictadura Fascista. Aunque la Dictadura de Primo de Rivera no se puede calificar de fascista, el dictador español sí que se inspiró en el modelo italiano a la hora de abordar algunos problemas.

2. El Directorio Militar (1923-1925)

Primo de Rivera no formó un gobierno propiamente dicho. Se convirtió en ministro único asistido por un directorio militar compuesto por generales. El nuevo equipo se centró en varias cuestiones:

– Creación de un nuevo orden político autoritario. La Constitución de 1876 quedó suspendida, es decir, no derogada, lo que significó que dejaron de tener vigencia los derechos y libertades así como la actividad de los partidos políticos. Las Cortes fueron clausuradas y se estableció la censura previa. Además, se militarizó la administración. También se suprimió la Mancomunidad de Cataluña y se anuló la investigación emprendida por el general Picasso sobre el desastre de Annual.

– El restablecimiento del orden público. Primo de Rivera declaró el estado de guerra para poder reprimir las protestas obreras. La persecución se dirigió especialmente contra los anarquistas cuyos locales y publicaciones fueron cerrados. El anarquismo tuvo que pasar a la clandestinidad y esta situación favoreció a los más radicales que apostaban por una insurrección armada y crearon en 1927 la FAI (Federación Anarquista Ibérica). Por el contrario, el dictador se mostró mucho más tolerante hacia los socialistas.

Finalización de la Guerra de Marruecos. Primo de Rivera consiguió emprender una acción conjunta hispano-francesa y mediante el desembarco de Alhucemas se inició una ofensiva que provocó la rendición de Abd-el-krim ante los franceses. De esta forma, se puso fin a la Guerra de Marruecos.

Desembarco de Alhucemas

Desembarco de Alhucemas

3. El Directorio Civil (1925-1930)

En 1925, tras el éxito del Desembarco de Alhucemas, Primo de Rivera se encontraba en el momento de mayor éxito y tuvo la oportunidad de haberse retirado. En su lugar, decidió renovar su imagen sustituyendo el directorio militar por un directorio civil. Comienza un proceso para institucionalizar el régimen, lo que significaba asegurar su perpetuidad. Como parte de este proceso se emprendieron varias iniciativas:

– Se fundó un partido, la Unión Patriótica, que a imitación del fascismo italiano pretendía encauzar la adhesión de las masas. En realidad era un partido de ideología conservadora y católica que nunca se convirtió en un partido de masas

– Se creó una Asamblea Nacional Consultiva en sustitución de las Cortes. Era una asamblea no electiva, cuyos miembros eran designados por corporaciones como municipios, la Iglesia, el Ejército, universidades, etc. Apenas tenía poder político pues sólo podía deliberar sobre proyectos de ley.

– Se encargó a la Asamblea Nacional la redacción de una Constitución.

4. El Crecimiento de la oposición

Ante la voluntad del régimen de perpetuarse la oposición fue cobrando magnitud. El descontento se abría en varios frentes: el nacionalismo catalán, el movimiento obrero, las clases medias. Incluso algunos militares de inspiración republicana llegaron a preparar una conspiración. Pero donde la oposición se hace más fuerte es entre intelectuales y universitarios.

El régimen sólo se sostiene gracias a la prosperidad económica de los años veinte. Pero cuando estalla la crisis de 1929 y se pone fin al crecimiento económico la única legitimidad del régimen también se desvanece.

En esta situación, el dictador se hace consciente de la falta de apoyos y en enero de 1930 presenta su dimisión al Rey.

Construcción del edificio de la Telefónica en la Gran Vía madrileña. En su día fue el rascacielos más alto de Europa e imitaba los rascacielos norteamericanos de la época

Construcción del edificio de la Telefónica en la Gran Vía madrileña. En su día fue el rascacielos más alto de Europa e imitaba los rascacielos norteamericanos de la época

5. La política económica de la Dictadura

Una mención aparte merece la política económica desarrollada por Primo de Rivera. Dicha política consistió en un fuerte intervencionismo del gobierno en la economía, que en algunas de sus medidas se inspiró en el fascismo italiano. El objetivo de dicha política era asegurar los beneficios económicos de la oligarquía, con lo que se puso al Estado al servicio de los intereses de una minoría. Este intervencionismo se manifestó de varias formas:

– Se crean monopolios en sectores clave de la economía, lo que asegura los beneficios de las empresas adjudicatarias, que sin ningún tipo de competidor pueden imponer unos precios elevados. Surge así CAMPSA en el sector petrolífero y Telefónica. Muchos de estos monopolios acabaron en manos de industriales y financieros amigos del dictador.

– Se impulsa un amplio programa de obras públicas, como la construcción de carreteras (necesarias ante el avance del automóvil), obras hidráulicas o las infraestructuras para las grandes exposiciones de 1929 en Barcelona y Sevilla. Esta política de obras sirvió para reducir el paro pero, al mismo tiempo, aseguraba los beneficios de las empresas que recibían del gobierno el encargo de ejecutarlas. El problema fue que esta política se hizo a costa de incrementar la deuda pública.

– Se extienden subvenciones y ayudas económicas a diferentes empresas, lo que sirve para garantizar los beneficios del capital a costa del dinero público.

– Entre las medidas más claramente intervencionistas figura la creación de los comités paritarios o corporaciones laborales, que son el instrumento utilizado para regular las condiciones de trabajo. Estos órganos agrupaban a patronos y obreros por oficios para que en su seno se negociaran las condiciones de trabajo. En caso de no llegar a un acuerdo, el Estado intervenía imponiendo una decisión. Los comités paritarios se inspiraron en las corporaciones creadas por el fascismo italiano y fueron el precedente de los sindicatos verticales del franquismo. En un sistema donde la huelga era ilegal, sirvieron para desmantelar el movimiento obrero y controlar a la clase trabajadora, que carecía de instrumentos para hacer oír sus intereses.

palacio-montjuichplaza-de-españa-sevilla

 

Programa de obras públicas de la Dictadura: el Palacio de Montjuich para la Exposición Internacional de Barcelona y la Plaza de España de Sevilla para la Exposición Iberoamericana.

6. LA DICTABLANDA (Enero de 1930-abril de 1931)

La dimisión de Primo de Rivera abre una crisis política que da inicio a un periodo conocido por la prensa con el eufemismo de “Dictablanda”, ya que es una etapa alejada del autoritarismo de la Dictadura primorriverista pero en la que aún no existen plenas libertades. Es una etapa de incertidumbre resultado de los siguientes factores:

– Los gobiernos tienen la voluntad de restaurar la Constitución de 1876 y el sistema político anterior a la Dictadura, pero éste se encontraba totalmente desprestigiado ante la opinión pública, que lo identificaba con la oligarquía y el caciquismo.

– Igualmente desprestigiada estaba la Monarquía, que se había identificado con la Dictadura.

– La oposición exigía la apertura de un periodo constituyente con elecciones a Cortes en un ambiente de total libertad, pero el gobierno temía que unas elecciones libres diesen la victoria a la oposición republicana.

En este contexto, los sucesivos gobiernos aplazan la adopción de una salida política a la crisis lo que deteriora aún más su imagen y refuerza a la oposición.

7. El gobierno de Berenguer

Alfonso XIII designó a un militar, el general Berenguer, para sustituir a Primo de Rivera. Berenguer fue restaurando lentamente las libertades mientras la oposición republicana se va fortaleciendo:

– En agosto se firma el Pacto de San Sebastián por republicanos y nacionalistas catalanes y gallegos, a los que se sumaron después los socialistas. El objetivo del pacto era instaurar la República mediante un pronunciamiento militar e iniciar un proceso constituyente. Se creó un Comité Revolucionario para coordinar las actuaciones.

El esperado pronunciamiento se adelantó a la fecha prevista y, mal coordinado, se inició en Jaca donde se sublevaron los almirantes García Hernández y Fermín Galán. El resultado fue su fracaso y el gobierno respondió con la represión. Los protagonistas fueron ejecutados inmediatamente y el Comité Revolucionario detenido.

Pero la actuación represiva del gobierno deterioró su imagen y dio una aureola de mártires a los militares republicanos sublevados. Los intelectuales, entre los que figuran Ortega y Gasset, crean la Agrupación al Servicio de la República. En este contexto Berenguer tuvo que presentar la dimisión.

Postal de propaganda republicana con los sublevados de Jaca como héroes de la libertad

Postal de propaganda republicana con los sublevados de Jaca como héroes de la libertad

8. El gobierno del almirante Aznar

El almirante Aznar fue designado con el objetivo de convocar unas elecciones municipales como primer paso para restaurar el régimen constitucional. Se consideraba que unas elecciones municipales eran menos peligrosas para la Monarquía al ser menos emblemáticas que unas elecciones a Cortes.

Sin embargo, la oposición republicana y socialista planteó las elecciones como si fueran un plebiscito sobre la Monarquía. Las elecciones se celebraron el 12 de abril de 1931. En el conjunto del país triunfaron los candidatos monárquicos, pero lo más significativo fue que en las ciudades el triunfo de los republicanos fue rotundo.

Tanto la oposición como el gobierno reconocían que el voto urbano tenía un significado especial dado que allí el entramado del caciquismo no funcionaba igual que en las zonas rurales.

A lo largo del 14 de abril, según se van conociendo los resultados de las elecciones, en las principales ciudades se celebran manifestaciones espontáneas en las que se pide la proclamación de la República. En algunos lugares es izada la bandera republicana. El Rey y el gobierno se reúnen en sesión de urgencia y asumen los hechos consumados, pues ni siquiera los cuerpos de seguridad están dispuestos a disparar contra las multitudes. Ante esta tesitura, se cree que lo mejor es que el rey abandone el país y se haga el traspaso de poderes al Comité Revolucionario, convertido en el Gobierno Provisional de la Segunda República, que es proclamada oficialmente desde el Ministerio de la Gobernación. Se producía así el cambio de sistema político sin que, algo inusual en la Historia de España, se derramara una sola gota de sangre.

Celebración de la proclamación de la República durante el 14 de abril de 1931 en la Puerta del Sol de Madrid

Celebración de la proclamación de la República durante el 14 de abril de 1931 en la Puerta del Sol de Madrid

 


¡Gracias por haber llegado hasta el final! Si de verdad te ha gustado te invitamos a que realices una aportación para mantener el funcionamiento de la web. Los ingresos que se obtienen en la web a través de la publicidad van destinados íntegramente a cubrir los gastos de mantenimiento, como el servidor donde se aloja la web, por lo que, de momento, no recibimos beneficio económico.