Top

Cargando cosas bonitas...

Recargar...

La creación del estado franquista – Fundamentos ideológicos y apoyos sociales

 Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0)Reconocimiento – NoComercial – CompartirIgual (by-nc-sa): No se permite un uso comercial de la obra original ni de las posibles obras derivadas, la distribución de las cuales se debe hacer con una licencia igual a la que regula la obra original.

1. LAS BASES DEL ESTADO FRANQUISTA

Fundamentos ideológicos del franquismo

Una de las características de la Dictadura franquista es la ausencia de una ideología concreta en la que sustentarse. En realidad, Franco estuvo dispuesto a apoyarse en cualquier corriente de opinión (las llamadas familias del régimen) siempre que acatara su poder autoritario. A estas familias del régimen (carlistas, falangistas, monárquicos, católicos, etc.) se les daría mayor o menor peso según conviniera al régimen. No obstante, sí podemos destacar algunas fuentes ideológicas:

a) El catolicismo: fue la principal corriente ideológica en la que Franco fundamenta su poder. La defensa de la religión católica va unida a un fuerte nacionalismo que identifica a la figura del Caudillo con el salvador de la Patria. La mezcla de patriotismo y catolicismo es lo que se conoce como nacional-catolicismo.

b) El anticomunismo: Franco se justifica como salvador de España frente a la amenaza comunista. En realidad cualquier disidente, por moderado que éste fuera, era tildado de comunista (rojo en la terminología del régimen).

c) El pensamiento conservador, que se nutre de elementos tradicionalistas propios del carlismo. Del conservadurismo se deriva el antiliberalismo, que rechaza la democracia parlamentaria y las libertades. También tienen raíces conservadoras la importancia del catolicismo, la condena de las ideologías obreras y la defensa de la unidad de la patria frente a las reivindicaciones nacionalistas de catalanes y vascos.

Sobre estos principios se crea un régimen político caracterizado por la concentración absoluta de poderes en el dictador, combinado con un férreo centralismo que anuló regímenes autonómicos y manifestaciones de los nacionalismos periféricos. Pocas veces ha habido tal acumulación de poder en manos de una persona.

Retrato de Franco por Zuloaga. El dictador aparece con la camisa azul de Falange y la boina roja carlista

Retrato de Franco por Zuloaga. El dictador aparece con la camisa azul de Falange y la boina roja carlista

Escudo franquista: se recuperan sím-bolos de los Reyes Católicos como el yugo y las flechas y el águila de San Juan. Se añade la leyenda “una, grande, libre”

Escudo franquista: se recuperan sím-bolos de los Reyes Católicos como el yugo y las flechas y el águila de San Juan. Se añade la leyenda “una, grande, libre”

 

Los apoyos sociales del Franquismo

Desde el inicio del levantamiento militar, el régimen del general Franco contó con el apoyo de los siguientes sectores sociales:

– La oligarquía terrateniente e industrial: fue la que más claramente apoyó al nuevo régimen con el que esperaba recuperar su dominación social y económica, amenazada por las reformas de la II República. Además el nuevo Estado asegura a estos grupos el control de las clases trabajadoras que, desprovistas de medios de organización y sometidas a una fuerte represión, no pueden plantear las reivindicaciones laborales.

– Sectores de opinión conservadores y católicos como el pequeño campesinado, la pequeña burguesía o grupos urbanos de provincias,  que esperan la recuperación de los valores tradicionales.

– Pero, sobre todo, el régimen sobrevivió tanto tiempo gracias a una mayoría silenciosa, que no apoyó el sistema pero se acomodó al mismo por miedo o necesidad de supervivencia.

En frente, el régimen de Franco tuvo la oposición de todos los que lucharon en el bando republicano (jornaleros, proletariado industrial, intelectuales, etc.) que, sometidos a un régimen de terror y brutal represión, no pudieron manifestar su importancia.

Desde el punto de vista institucional, el régimen se apoyó en tres pilares:

a) El Ejército: Fue el principal instrumento del régimen para garantizar la represión de los disidentes y acallar cualquier atisbo de oposición.

b) La Iglesia: fue el instrumento usado para legitimar el régimen. De hecho, la jerarquía eclesiástica mostró su claro apoyo al franquismo desde el inicio y justificó la Guerra Civil como una Cruzada contra el ateísmo y el comunismo.

c) Falange Española: A diferencia de los regímenes fascistas, el partido político no llegó a controlar todas las instituciones del Estado sino que fue un instrumento utilizado por el dictador según los intereses del momento. Desde el decreto de unificación, FET de las JONS aparece integrado en lo que se denominó el Movimiento Nacional, conjunto de corrientes ideológicas que apoyan al franquismo y constituyen el único partido legal. A través del Movimiento se pretendía conseguir la adhesión de las masas mediante el control de la propaganda, la información y los sindicatos verticales.

2. LA POLÍTICA EXTERIOR

En esta primera etapa del régimen, la evolución política está condicionada por las relaciones exteriores, dentro de las cuales se pueden distinguir tres etapas:

La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Franco adoptará una postura cambiante según evoluciona el conflicto mundial:

– Hasta 1940, cuando aún no está claro el resultado de la contienda, Franco se declara neutral.

– En 1940, ante las campañas triunfantes de Alemania e Italia, Franco abandona la neutralidad y se declara no beligerante. Es decir, no entra en guerra, pero muestra sus simpatías hacia las potencias fascistas del Eje. Este acercamiento se plasma en la entrevista entre Franco y Hitler en Hendaya y el envío de la División Azul, unidad de voluntarios falangistas que combatirán junto a Alemania en el frente ruso.

– En 1944, ante el retroceso de las potencias del Eje y temiendo las consecuencias de la victoria aliada, Franco retira la División Azul y vuelve a declararse neutral.

Franco y Hitler en Hendaya

Franco y Hitler en Hendaya

Franco con Mussolini en Bordighera

Franco con Mussolini en Bordighera

El aislamiento internacional (1945-1953)

Pese a haberse distanciado de las potencias fascistas, Franco no puede impedir que en 1946 su régimen sea condenado internacionalmente en la ONU, que califica de fascista a su Dictadura, recomienda la retirada de embajadores así como su exclusión de los organismos internacionales. Son los años más difíciles del régimen.

La rehabilitación internacional (1953-1957)

En el nuevo ambiente de Guerra Fría, el anticomunismo del régimen de Franco es bien visto por los Estados Unidos, que consideran a la España franquista como un posible aliado frente a la Unión Soviética. Esto permite que se vaya suavizando el aislamiento y que retornen los embajadores. La rehabilitación internacional culmina en 1953 con la firma de dos importantes acuerdos internacionales:

– El Concordato con el Vaticano por el que, a cambio de reconocer al régimen de Franco, el Estado hacía importantes concesiones a la Iglesia en materia económica, educativa, jurídica, etc.

– El tratado con Estados Unidos por el que, a cambio de ayuda económica, España cede a Estados Unidos las bases militares de Torrejón de Ardoz, Zaragoza, Morón y Rota. Como culminación de este proceso, España es admitida en la ONU y en otras organizaciones internacionales.

El presidente de Estados Unidos, D. Eisenhower, visita España y es recibido por Franco, que se ve así rehabilitado internacionalmente

El presidente de Estados Unidos, D. Eisenhower, visita España y es recibido por Franco, que se ve así rehabilitado internacionalmente

3. EVOLUCIÓN POLÍTICA

En la evolución política del régimen podemos diferenciar dos periodos:

El periodo azul o nacional-sindicalista (1939-1943)

Coincide con los años iniciales de la Guerra Mundial, cuando el triunfo de las potencias fascistas parece asegurado. En estos años el predominio de Falange es enorme y su retórica fascista es utilizada ampliamente (saludo con el brazo en alto, desfiles, uniformes, etc.). Se utiliza el lenguaje falangista para hablar de un Estado nuevo que se define como nacional-sindicalista, en el que los hombres se encuadran en el estado a través de los sindicatos.

Parafernalia fascista durante el periodo azul

Parafernalia fascista durante el periodo azul

 

El Estado nacional-católico (1943-1957)

A partir de 1943, cuando la derrota de Alemania e Italia en la Segunda Guerra Mundial parece clara, Franco cree conveniente alejarse de cualquier connotación fascista: se elimina la simbología fascista y Falange pierde protagonismo.

Franco necesita ser aceptado en el nuevo orden internacional, marcado por el triunfo de los aliados, y da más importancia a los ministros católicos, que pueden ser mejor vistos por las democracias occidentales. De esta forma, en el terreno ideológico el falangismo es sustituido por el nacional-catolicismo.

En su afán por ganarse el apoyo de las democracias, Franco suaviza las críticas al parlamentarismo y aprueba una serie de Leyes Fundamentales con las que intenta mejorar la imagen de su régimen. A modo de parlamento, se crean unas Cortes no electivas y con carácter deliberativo. Se promulga el Fuero de los Españoles que recoge una ambigua declaración de derechos y deberes individuales, y se aprueba la Ley de Sucesión, que declara a España como Estado católico, social y representativo y establece el carácter vitalicio de los poderes de Franco, con capacidad para designar a su sucesor. Con esta cobertura legal Franco califica a su régimen como democracia orgánica en la que, teóricamente, el pueblo participa en el poder a través de tres órganos: familia, sindicato y municipio.

Pero en los años 50, cuando la presión internacional sobre el régimen disminuye, éste vuelve a enseñar sin complejos su verdadera naturaleza autoritaria. Algo que culminará en la Ley de Principios Fundamentales del Movimiento que establece las bases doctrinales de un Estado católico, monárquico y tradicional.

4. POLÍTICA ECONÓMICA: LA AUTARQUÍA

En la cola del racionamiento

En la cola del racionamiento

La política económica se caracteriza por el aislamiento del exterior y la búsqueda del autoabastecimiento. Es una política impuesta por la coyuntura internacional pero también por la voluntad del régimen. Esta política se caracteriza por:

– Elevado intervencionismo del Estado, que controla las importaciones, fija los precios, exige licencias y permisos para importar, abrir empresas, etc.

– Impulso de la industrialización por el Estado a través del INI (Instituto Nacional de Industria): conjunto de empresas del Estado que abordan aquellos sectores considerados estratégicos y que la iniciativa privada no puede abordar por falta de capital (siderurgia, industria naval, etc.).

– En la agricultura, el Estado se encarga de recoger la producción a unos precios fijos establecidos por él. En la práctica, la mayoría de los productores entregaba sólo  parte de la cosecha y desviaba otra parte hacia el mercado negro, donde se vendía a precios más elevados. De esta situación se aprovecharon sobre todo los terratenientes, que conocían mejor las artimañas para desviar la producción al mercado negro.

– Control de los trabajadores mediante los sindicatos verticales, que encuadran a patronos y obreros por oficios y en cuyo seno se fijan las condiciones laborales. En la práctica, a través del Movimiento Nacional que controla los sindicatos, el Estado imponía unos bajos salarios y unas condiciones de trabajo que los trabajadores, sin posibilidad de recurrir a la huelga, deben aceptar.

La política autárquica tuvo varias consecuencias:

– La imposibilidad de lograr el autoabastecimiento provoca una escasez y miseria generalizadas. Son años de hambre. La falta de alimentos y artículos básicos obliga a racionar estos productos entregando cartillas de racionamiento a cada familia.

– Proliferación del mercado negro o estraperlo, ya que los productores desvían los productos fuera del circuito oficial donde se venden a precios más elevados.

Corrupción: la necesidad de permisos y licencias para cualquier actividad hace que sólo aquellos vinculados al régimen pudieran obtenerlas con facilidad.

Como conclusión, podemos decir que con el franquismo se impuso un capitalismo corporativista basado en la intervención del Estado para proteger a la gran empresa. Esta protección se hacía dificultando la competencia exterior o interior (mediante altos aranceles o creando monopolios), manteniendo la disciplina y los bajos salarios de los trabajadores (controlados con los sindicatos verticales) y garantizando los beneficios de las empresas (mediante subvenciones o exenciones fiscales). Esta política, que se inspiró en la Dictadura de Primo de Rivera y en los regímenes fascistas, evitó que la oligarquía tuviera que invertir en innovación y modernización del aparato productivo, pues era más cómodo confiar en la protección que aseguraba el Estado.

Pero para las clases populares dicha política tuvo duras consecuencias:

-Se vieron obligadas a pagar por los artículos de consumo unos precios más elevados que si se hubiera facilitado la libre competencia interior o exterior.

-Tuvieron que aceptar unos salarios y condiciones laborales muy precarias.

-Las subvenciones y exenciones fiscales a las empresas supusieron poner dinero público, pagado por todos los contribuyentes, al servicio de los intereses privados. Por el contrario, el Estado carecía de recursos para unos servicios sociales (educación, sanidad, etc.) que fueron siempre muy precarios.

5. LA OPOSICIÓN AL RÉGIMEN

El régimen de Franco nació con una clara vocación represiva, que se plasmó en la Ley de Responsabilidades Políticas, que convertía en delito la vinculación con cualquiera de las organizaciones que integraron el Frente Popular. La dureza de la represión se manifiesta en que los tribunales encargados de perseguir a la oposición estaban sometidos a la jurisdicción militar y que hasta 1948 se mantuvo el estado de guerra. Se calcula que unas 40.000 personas fueron fusiladas en la postguerra y que había unos 280.000 prisioneros por motivos políticos.

A pesar de todo, la oposición al régimen adoptó diversas formas:

Mujeres represaliadas con el pelo rapado al cero

Mujeres represaliadas con el pelo rapado al cero

 

El maquis

Consistió en la acción guerrillera que, en zonas de montaña, desplegaron antiguos combatientes de la Guerra Civil o guerrilleros españoles que combatieron en Francia contra la ocupación nazi y ahora vuelven a España clandestinamente. Sin embargo, estas acciones fueron desapareciendo debido a la dura represión de que son objeto por el Ejército y la Guardia Civil, así como por el escaso apoyo de la población, que era duramente castigada ante el menor indicio de colaboración con el maquis.

Maquis en el área pirenaica

Maquis en el área pirenaica

Don Juan de Borbón

Don Juan de Borbón

La ambigüedad de don Juan de Borbón

Tras la muerte de Alfonso XIII en Roma, es su hijo don Juan quien asume la jefatura de la casa real. Don Juan apoyó en un principio la causa franquista e intentó luchar a su lado durante la Guerra Civil, pero Franco no se lo permitió para no molestar al carlismo. Tras la victoria de Franco, don Juan le insta a que facilite la restauración de la Monarquía, pero la negativa del dictador provoca el distanciamiento de don Juan.

El triunfo de los aliados en la Segunda Guerra Mundial lleva a don Juan a aproximarse a la causa de las democracias y firma el Manifiesto de Lausana en el que defiende una Monarquía parlamentaria para España.

Pero con la consolidación del régimen franquista don Juan se convence de que sólo acercándose a Franco será posible una restauración monárquica. Don Juan abandona sus declaraciones democráticas y se postula como garante de una Monarquía tradicional y conservadora. Finalmente, en una entrevista con el dictador en 1948, don Juan accede a que su hijo, el infante don Juan Carlos, venga a ser educado en España bajo la tutela de Franco.

La oposición de los partidos políticos y sindicatos en la clandestinidad

La dureza de la represión desmanteló las estructuras de todos los partidos políticos, cuyos dirigentes estaban en el exilio, en la cárcel o habían sido ejecutados. Ello no impidió que, especialmente el PCE y la CNT, organizaran alguna célula. En los

años 50 el PCE fue el partido que mejor se reorganizó y creó una fuerte estructura clandestina que le llevó a ser la más importante fuerza de oposición a la Dictadura.

La oposición en los años 50

Durante estos años, crece la oposición al régimen en dos nuevos ámbitos:

– En las zonas industriales se producen huelgas pese a estar prohibidas. Se protesta por los bajos salarios y el régimen se verá obligado a incrementar los sueldos.

– En 1956 en la Universidad de Madrid se produce una protesta estudiantil contra el encuadramiento forzoso de los estudiantes en el Sindicato de Falange. Lo más significativo es que estos estudiantes eran hijos de familias de alto nivel económico.

6. EL EXILIO

Republicanos españoles, miembros de la Resistencia francesa, tras la liberación de París. El tanque lleva el nombre de “Guadalajara” en recuerdo de esta batalla de la Guerra Civil

Republicanos españoles, miembros de la Resistencia francesa, tras la liberación de París. El tanque lleva el nombre de “Guadalajara” en recuerdo de esta batalla de la Guerra Civil

El triunfo del franquismo provocó la mayor corriente de exiliados de la Historia de España. La mayoría de los exiliados salió apresuradamente tras la caída de Cataluña en febrero de 1939. Entonces unas 450.000 personas pasaron a Francia donde fueron concentrados en campos de internamiento. Allí sufrieron penosas condiciones y casi la mitad regresaría a España a lo largo del año siguiente. Aún así se calcula que 220.000 españoles permanecieron en el exilio, la mayoría en Francia, México y Argentina.

Buena parte de los exiliados en Francia acabaría luchando contra el nazismo durante la Segunda Guerra Mundial y participarían en la resistencia francesa. Muchos sufrieron los rigores de la represión siendo entregados al régimen de Franco (como el presidente de la Generalitat, Lluis Companys, fusilado en Barcelona) o recluidos en los campos de concentración nazis (como el ex-presidente del gobierno, Largo Caballero).

México fue la patria dorada de los exiliados, especialmente por las facilidades dadas por su presidente Lázaro Cárdenas para acogerlos. De hecho, en México fijaría su sede el gobierno de la Segunda República en el exilio.

Otro caso especial fue el de los llamados niños de Rusia, evacuados a la Unión Soviética para huir de las penurias de la Guerra Civil y que, posteriormente, sufrieron los rigores de la Segunda Guerra Mundial y del régimen stalinista.

Especialmente significativo fue el exilio de intelectuales que desarrollaron su labor fuera y constituyeron la llamada España peregrina. Este exilio puede equipararse a una auténtica fuga de cerebros pues provocó un notable empobrecimiento cultural de la España franquista. Por el contrario, el esplendor cultural de México, principal destino de estos exiliados, no puede entenderse sin la aportación de estos intelectuales.

Liberación del campo de concen-tración nazi de Mauthausen Los prisio-neros espa- ñoles colga- ron un cartel en castellano saludando a los soldados aliados

Liberación del campo de concen-tración nazi de Mauthausen. Los prisioneros españoles colgaron un cartel en castellano saludando a los soldados aliados


¡Gracias por haber llegado hasta el final! Si de verdad te ha gustado te invitamos a que realices una aportación para mantener el funcionamiento de la web. Los ingresos que se obtienen en la web a través de la publicidad van destinados íntegramente a cubrir los gastos de mantenimiento, como el servidor donde se aloja la web, por lo que, de momento, no recibimos beneficio económico.