Top

Cargando cosas bonitas...

Recargar...

Elementos de cambio en la etapa final del franquismo – Cultura

 Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0)Reconocimiento – NoComercial – CompartirIgual (by-nc-sa): No se permite un uso comercial de la obra original ni de las posibles obras derivadas, la distribución de las cuales se debe hacer con una licencia igual a la que regula la obra original.

1. LOS CAMBIOS DURANTE EL FINAL DEL FRANQUISMO

La Dictadura franquista había surgido en los años 30 para controlar una sociedad eminentemente rural y atrasada. Cuarenta años después los cambios económicos, sociales y culturales hacen que el régimen político, lo único que no ha cambiado, sea cada vez más anacrónico. Estos cambios se producen en varios ámbitos.

Cambios en el contexto internacional

En 1974, a raíz de la Revolución de los Claveles, cae la Dictadura portuguesa. Poco después, también es derribada la dictadura griega. España es el único país de Europa occidental donde pervive un régimen autoritario.

El pueblo de Lisboa coloca claveles en los fusiles de los militares que han derribado la dictadura portuguesa

El pueblo de Lisboa coloca claveles en los fusiles de los militares que han derribado la dictadura portuguesa

 

Cambios en el contexto económico

En 1973 estalla la crisis del petróleo, una grave crisis económica mundial motivada por la subida espectacular en los precios del crudo a raíz del conflicto árabe-israelí. La crisis motivó el fin del crecimiento económico y se tradujo en una elevada inflación e incremento del paro. La dependencia exterior de la economía española provocó que el impacto fuera mayor: dejan de fluir las inversiones extranjeras, los emigrantes españoles retornan y disminuye la llegada de turistas extranjeros y las divisas que traían. El régimen, que había encontrado en el crecimiento económico una fuente de legitimidad, tampoco puede utilizar ahora este argumento.

Crecimiento de la oposición

La oposición al régimen es cada vez más fuerte y difícil de controlar. Pero, además, esta oposición se extiende a nuevos ámbitos:

La conflictividad laboral

El crecimiento económico disparó la conflictividad laboral por la negociación de salarios y condiciones de trabajo. Crece la convocatoria de huelgas y, en este contexto, surge el sindicato Comisiones Obreras (CCOO) que obtiene un gran éxito al infiltrarse en los sindicatos verticales para conseguir mejoras. Lo característico es que el nuevo movimiento obrero se aleja de los planteamientos revolucionarios de los años 30, no se plantea derribar el capitalismo y se centra en la defensa de la negociación, la libertad sindical y el derecho a la huelga.

Trabajadores de la factoría Seat de Barcelona protestando en 1971

Trabajadores de la factoría Seat de Barcelona protestando en 1971

 

La agitación universitaria

La universidad se masifica al acceder a la misma los hijos de las clases medias. Los estudiantes, en contacto con las corrientes de pensamiento europeas, son un continuo foco de oposición, exigen libertad y el fin de la Dictadura. En ocasiones el gobierno debe cerrar las universidades al no poder controlar las protestas estudiantiles.

La policía ocupa la Universidad Complutense de Madrid para cargar contra los estudiantes

La policía ocupa la Universidad Complutense de Madrid para cargar contra los estudiantes

cardenal-tarancon

El Cardenal Tarancón, nueva cara de la Iglesia.

La oposición de sectores de la Iglesia

En 1962 el Papa Juan XXIII inaugura el Concilio Vaticano II que supuso una renovación de la Iglesia Católica y un cambio en sus postulados tradicionales sobre libertad religiosa y separación entre Iglesia y Estado. Algunos sectores de la jerarquía católica, como el cardenal Enrique y Tarancón, se van distanciando del régimen. Paralelamente, algunas organizaciones católicas y sacerdotes plantean una abierta oposición. En los suburbios urbanos, los curas obreros se solidarizan con los problemas de los trabajadores y les dan cobertura. En Cataluña y el País Vasco muchos religiosos se sintieron solidarios con la causa nacionalista y protegieron a disidentes. Se llegó a la paradoja de que un régimen oficialmente católico tuvo que construir una cárcel expresamente para sacerdotes en Zamora.

La actividad de los partidos y organizaciones políticas

Desde la clandestinidad, los viejos partidos políticos se organizan y surgen otros nuevos que intensifican su actividad. Los más importantes son:

– El PCE: es el partido más organizado y con mayor implantación social, presente en la universidad, en el movimiento obrero, en parroquias católicas, etc. Su dirigente Santiago Carrillo ya no se identifica con la revolución ni con la “dictadura del proletariado” soviética y defiende la democracia y la reconciliación nacional.

– El PSOE: es un partido minoritario dentro de España pero en 1974 el abogado Felipe González es elegido secretario general del partido y le dará un nuevo impulso.

– Los nuevos partidos de extrema izquierda, que rechazan el tímido reformismo del PCE y el PSOE y conectan con las nuevas experiencias revolucionarias de la China de Mao Tse Tung o el mayo francés del 68. Son la expresión del descontento de la juventud más radical. Algunos derivaron hacia el terrorismo como el FRAP.

– Los partidos de carácter moderado, muy minoritarios, que iban desde monárquicos a demócrata-cristianos y liberales, núcleos de una oposición de derechas.

– Partidos nacionalistas: reivindican el autogobierno de Cataluña y del País Vasco y el reconocimiento de sus lenguas. Algunos son históricos, como PNV o ERC. Pero surgen otros nuevos como Convergencia Democrática de Cataluña dirigida por Jordi Pujol y de ideología moderada. En el País Vasco, un grupo de jóvenes nacionalistas funda en 1959 la organización ETA que utiliza el terrorismo como táctica de lucha y en 1968 provocará el primer asesinato.

Los movimientos vecinales: las carencias de los nuevos barrios obreros (deficientes infraestructuras, infraviviendas, ausencia de servicios básicos) provocará la aparición de asociaciones vecinales que reivindican la solución de estos problemas. Aunque en un principio esta oposición no es política, la falta de respuesta del régimen hará que, finalmente, este movimiento se convierta en una nueva fuente de oposición.

Los iconos de la Nueva Izquierda: el Che Guevara o el líder chino Mao Tse Tung.

El Che Guevara

El Che Guevara

Mao Tse Tung

Mao Tse Tung

2. LA CRISIS FINAL DEL RÉGIMEN

Durante los últimos años de la Dictadura franquista, conocidos como el tardofranquismo, se acentúa la crisis política del régimen.

La incertidumbre política sobre el futuro del régimen

En 1973 Franco renuncia por primera vez a la Jefatura del Gobierno y se reserva la Jefatura del Estado. Como presidente del gobierno designa al almirante Carrero Blanco. Pero en diciembre de ese año, el nuevo presidente es asesinado por ETA. La muerte de Carrero Blanco significaba la desaparición del personaje que mejor podía garantizar la continuidad del régimen tras la muerte de Franco.

A esto se suma la elevada edad del Dictador, que ya en 1974 tuvo que ceder temporalmente sus funciones al príncipe Juan Carlos por motivos de salud. Cada vez crecen más las dudas acerca de si será posible la supervivencia del régimen sin Franco.

Boquete originado por la bomba de ETA tras el atentado contra Carrero Blanco en Madrid

Boquete originado por la bomba de ETA tras el atentado contra Carrero Blanco en Madrid

 

 

El espíritu del 12 de febrero

Tras el asesinato de Carrero Blanco, Franco designa a Arias Navarro como nuevo presidente del gobierno. Pero, ante la crisis política se produce una división de la clase política franquista, que se escinde en dos posturas para afrontar la crisis:

  • Los continuistas, también conocidos como el búnker, y con implantación en las fuerzas armadas y cuerpos de seguridad, se oponen a cualquier cambio por tímido que sea, y están dispuestos a acentuar la represión y garantizar la continuidad del régimen.
  • Los aperturistas creen que, ante los cambios sociales y el crecimiento de la oposición, hay que propiciar reformas hacia una democracia controlada.

En este contexto, Arias Navarro anuncia un tímido proyecto aperturista, conocido como el Espíritu del 12 de febrero, con el que aparentemente pretende liberalizar el régimen. Este espíritu se tradujo en cierta tolerancia hacia la oposición moderada y una ley de asociaciones políticas. Pero el proyecto fracasó por dos motivos:

– La propia timidez de la ley que sólo reconocía las asociaciones que fueran afines a los principios fundamentales del régimen.

– La dura reacción del búnker que se opone a la más mínima reforma.

El presidente Carlos Arias Navarro

El presidente Carlos Arias Navarro

 

La agonía del régimen

A lo largo de 1975 la crisis se agrava por varios hechos.

– Crecen la oposición y las protestas: en la universidad, en el mundo laboral y en el ámbito nacionalista. La persecución de ETA lleva a proclamar el estado de excepción en Vizcaya y Guipúzcoa.

– La presión del bunker obliga a Arias Navarro a abandonar el espíritu del 12 de febrero y acentuar las tácticas represivas con una dura Ley Antiterrorista que trataba a cualquier iniciativa de la oposición como si fuera un acto de terrorismo.

– Ante el endurecimiento de la represión, la oposición se une: se crea la Junta Democrática que agrupa al PCE, monárquicos e independientes. En torno al PSOE se crea la Plataforma Democrática, que incluye además al PNV y partidos moderados.

– En septiembre son ejecutados cinco miembros de ETA y del FRAP. Estos hechos provocan la condena internacional, la retirada de embajadores y manifestaciones en Europa contra el régimen. El Papa Pablo VI también protesta por las ejecuciones.

– Finalmente, con Franco ya agonizante, estalla la crisis del Sáhara. El Sáhara era la última colonia española en África. El gobierno había anunciado un referéndum entre el pueblo saharaui para que éste decidiera su futuro político. Pero el rey Hassán II de Marruecos organiza la llamada Marcha Verde, expedición de miles de voluntarios sobre el Sáhara, con la que quiere presionar para que España le ceda el territorio. Se teme que la llegada de la Marcha Verde a la frontera desemboque en un conflicto. Finalmente, se llega al Acuerdo de Madrid por el que España cede el territorio a Marruecos y Mauritania, olvidando la promesa de referéndum hecha al pueblo saharaui.

El 20 de noviembre de 1975, tras una larga agonía, muere Franco. Dos días más tarde es proclamado rey Juan Carlos I, quien asume todos los poderes de un régimen cuyos días parecen contados.

Marcha Verde sobre el Sáhara

Marcha Verde sobre el Sáhara

3. CULTURA Y MENTALIDAD

Cambios en la mentalidad

La moderna sociedad española también experimenta una modernización en su forma de pensar. Esta modernización se aprecia en los siguientes cambios:

– Poco a poco, se imponen las modas y costumbres procedentes de Europa, cuya llegada se ve facilitada por la entrada de turistas o el retorno de los emigrantes.

– La sociedad se seculariza: la Iglesia pierde influencia sobre el comportamiento de la población que ahora presta más atención al tiempo libre y al bienestar económico

– Aparece una sociedad más individualista y consumista: la adquisición de bienes materiales, estimulada por la publicidad, se convierte en un signo del nuevo status social alcanzado. Las nuevas formas de diversión y entretenimiento, sobre todo la televisión, favorecen la disolución de las antiguas formas de sociabilidad (familia, comunidad de vecinos, etc.) y el auge de comportamientos individualistas.

– Entre las nuevas generaciones aparece una cultura joven muy contestataria, que se rebela contra la autoridad de los padres, la rígida moral sexual católica, o la subordinación femenina. Estos jóvenes se identifican con causas mundiales (la lucha del Che Guevara, la oposición a la Guerra del Vietnam, la movilización por los derechos civiles de los negros en EEUU, etc.) y manifiesta su disconformidad con una estética  peculiar (los vaqueros, el pelo largo, la minifalda, la música rock).

– En cuanto a la condición femenina, hay una mayor incorporación de la mujer al mundo universitario y laboral. Estas mujeres representan un cambio en el papel tradicional de la mujer y contribuyen a modificar el rol que les asignaba la sociedad.

Las protestas en EEUU contra la Guerra de Vietnam fueron un ejemplo de la movilización de la juventud occidental

Las protestas en EEUU contra la Guerra de Vietnam fueron un ejemplo de la movilización de la juventud occidental

Ibiza se convirtió en un centro mundial de la cultura hippy, símbolo de la nueva cultura joven.

Ibiza se convirtió en un centro mundial de la cultura hippy, símbolo de la nueva cultura joven.

Los cambios culturales

Uno de los aspectos en los que el régimen aparecía cada vez más desfasado era en el terreno cultural. El régimen seguía fomentando una cultura de evasión y entretenimiento para desideologizar a las masas y desviar su atención de los problemas del momento. A tal fin cuenta ahora con el control de la televisión. Desde el nuevo medio de comunicación se potencia la exhibición de espectáculos como el fútbol, concursos donde se gana dinero fácilmente o películas de argumento fácil como las ambientadas en el oeste o las mediocres comedias españolas.

Pero una serie de factores provocan un cambio en el panorama cultural:

– Las nuevas generaciones están alejadas de  la experiencia de la guerra y del primer franquismo y se sienten próximas a las nuevas tendencias europeas.

– La relativa liberalización del régimen, sobre todo con la nueva ley de prensa,  permite una oleada de nuevas publicaciones. Pese a las sanciones y el cierre de publicaciones, el régimen no tiene capacidad para controlar todo lo que se escribe y publica en España.

– Hay una masificación de los centros educativos, tanto de enseñanza media como universitarios, adonde llegan incluso hijos de la clase obrera. Los estudiantes, ya no creen la propaganda oficial que machaconamente repiten los medios controlados por el régimen y muestran un deseo de apertura ideológica.

La cultura alternativa

Como consecuencia de lo anterior, aparece una auténtica cultura alternativa que no tiene nada que ver con la cultura oficial del régimen.

Por ejemplo, en el terreno artístico y literario aparecen figuras que incorporan las nuevas técnicas y formas de expresión de Europa y Norteamérica (Goytisolo, Vázquez Montalbán, Tapies, Chillida, etc.).

En el panorama musical, el “rock and roll” americano, los Beatles británicos y el pop francés influyen en el potente pop español, al tiempo que la música de cantautor populariza canciones con clara intencionalidad política. En Cataluña los cantautores de la nova cançò combinan la denuncia política y social con la reivindicación del catalán.

En el cine, directores como Carlos Saura sortean el control político y en sus películas hablan de temas prohibidos relacionados con el sexo o las angustias y frustraciones personales.

Además, en Madrid y Barcelona proliferan librerías en las que se podían adquirir libros y publicaciones marxistas o de autores del exilio y extranjeros.

En conclusión, las elites culturales e intelectuales del tardofranquismo estaban ya totalmente integradas en el panorama cultural de los países de Occidente.

Los Beatles, con montera de torero, aterrizan en Madrid para su gira en España. Su influencia fue decisiva en la renovación de la música española.

Los Beatles, con montera de torero, aterrizan en Madrid para su gira en España. Su influencia fue decisiva en la renovación de la música española.


¡Gracias por haber llegado hasta el final! Si de verdad te ha gustado te invitamos a que realices una aportación para mantener el funcionamiento de la web. Los ingresos que se obtienen en la web a través de la publicidad van destinados íntegramente a cubrir los gastos de mantenimiento, como el servidor donde se aloja la web, por lo que, de momento, no recibimos beneficio económico.