Top

Cargando cosas bonitas...

Recargar...

El sexenio democrático o revolucionario: (1868-1874)

 Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0)Reconocimiento – NoComercial – CompartirIgual (by-nc-sa): No se permite un uso comercial de la obra original ni de las posibles obras derivadas, la distribución de las cuales se debe hacer con una licencia igual a la que regula la obra original.

1. SIGNIFICADO HISTÓRICO

Se conoce como Sexenio Democrático o Sexenio Revolucionario a los seis años comprendidos entre 1868 y 1874. Durante este periodo se construye el primer Estado democrático en España, basado en principios como el sufragio universal y la plena garantía de los derechos y libertades.

2. LA REVOLUCIÓN DE 1868 (La Gloriosa o la septembrina)

Caricatura sobre el exilio de Isabel II

Caricatura sobre el exilio de Isabel II

La crisis económica y política en que estaba sumido el Estado Liberal diseñado por los moderados y apoyado por Isabel II estalla en forma de revolución en septiembre de 1868. Esta revolución, conocida como la Gloriosa o la septembrina, provoca el destronamiento de Isabel II y el inicio de una nueva experiencia democrática.

a) Desarrollo de la Revolución.

La revolución se desarrolla en dos secuencias:

– El pronuncimiento militar, que se inicia en Cádiz y es secundado por varias guarniciones. El gobierno consigue reagrupar fuerzas frente a los pronunciados, con quienes finalmente se enfrentan en la batalla de Alcolea (Córdoba). La derrota de las tropas gubernamentales provoca la salida de Isabel II hacia el exilio.

– Los levantamientos populares. Nada más conocerse el pronunciamiento, el pueblo urbano se levanta contra el gobierno y forma juntas provinciales que asumen el gobierno local. Dichas juntas constituyen una Junta Suprema en Madrid que asume el ideal democrático y reclama el sufragio universal, la extensión de las libertades y la abolición de consumos y quintas.

b) Las contradicciones de la Revolución.

Sin embargo, la Revolución conlleva una gran contradicción: la clase política está dispuesta a introducir cambios políticos y democratizar el sistema, pero no plantea reformas económicas o sociales. Pero, para las masas, tanto o más importante que la democracia, es la mejora de sus condiciones de vida, es decir, cambios económicos y sociales que pongan fin a las situaciones de miseria.

Esta contradicción será causa de los grandes problemas del periodo: la ausencia de mejoras económicas y sociales crean frustración en el pueblo, que vuelve a la agitación y la revuelta; esto provoca el pánico entre las élites políticas y sociales que, temerosas del protagonismo del pueblo, olvidan las promesas democráticas y apuestan por la vuelta a un sistema autoritario que tenga bajo control a las masas.

3. EL GOBIERNO PROVISIONAL DE SERRANO (1868-1869)

La Junta Suprema encarga al general Serrano la formación de un Gobierno Provisional hasta que se elabore la nueva constitución. El nuevo gobierno tiene que hacer frente a varios problemas:

– La dualidad de poderes que representan por un lado el Gobierno Provisional, donde están representados los políticos que firmaron el Pacto de Ostende, y por otro la Junta Suprema, que se identifica con los intereses del pueblo. Finalmente, el Gobierno disuelve las juntas pero, a cambio, asume algunas de sus reivindicaciones como el sufragio universal, la libertad de cultos y la libertad de reunión y asociación.

– El estallido de la primera guerra por la independencia de Cuba o Guerra de los Diez Años (1868-1878).

– La construcción de un nuevo orden político. Con este fin se convocan elecciones a Cortes Constituyentes, las primeras que se hacen por sufragio universal y en un ambiente de libertad antes desconocido. Las elecciones dan el triunfo a la coalición de partidos que han dirigido la revolución (progresistas, Unión Liberal y demócratas) pero dan también representación a dos importantes minorías: el carlismo en la extrema derecha y los republicanos en la izquierda.

Las Cortes así elegidas elaboran la nueva constitución que se promulga en 1869.

El General Prim

El General Prim

El General Serrano

El General Serrano

a) La constitución de 1869.

Es la primera constitución democrática de España.

– Establece la soberanía nacional, de la que emana incluso la legitimidad de la Monarquía.

– Contiene la más larga y detallada declaración de derechos y libertades. Entre ellos se incluyen derechos nuevos como la libertad de reunión y asociación y el sufragio universal.

– Establece la libertad de cultos, tanto públicos como privados.

– Las Cortes son bicamerales, y ambas cámaras son electivas: el Senado todavía conserva un carácter elitista pues se exige un requisito de renta para poder ser elegido senador. Para compensar este aspecto, las Cortes son el verdadero centro de poder: sólo ellas tienen iniciativa legislativa, controlan al gobierno y aprueban el presupuesto.

– Se establece la Monarquía como forma de gobierno, pero los poderes del rey están muy limitados: carece de poder legislativo, ni siquiera sanciona las leyes y ejerce sus funciones a través de los ministros.

– La justicia es un poder independiente y se contempla la figura del jurado.

4. LA REGENCIA DE SERRANO (1869-1870)

Aprobada una Constitución que establece la Monarquía, y a falta de un rey, se hace necesario formar una Regencia que es asumida por Serrano. Éste, a su vez, designa a Prim como jefe del gobierno. Dos cuestiones destacan en su mandato:

a) El levantamiento republicano de 1869.

Poco a poco se va abriendo una brecha entre los nuevos dirigentes políticos y las masas populares que, aunque disponen de un nuevo ambiente de libertad, ven incumplidas sus principales reivindicaciones de contenido social (abolición de quintas, supresión de consumos, reparto de tierras entre jornaleros). Este malestar favorece que en septiembre de 1869 se extienda un levantamiento popular a favor de la República en varias ciudades así como en el campo andaluz. Prim responde con la vieja táctica de suspender la Constitución temporalmente y reprimir con el ejército.

b) La búsqueda de un rey.

El otro gran problema era la búsqueda de un rey para el trono español. Prim se dedicó a buscar el mejor candidato entre las familias reales europeas. Consiguió la aceptación del príncipe alemán Leopoldo de Hohenzollern-Sigmaringen, pero la oposición de Francia truncó este proyecto y desembocó en la guerra franco-prusiana. Finalmente, Prim consigue la aceptación del príncipe italiano Amadeo de Saboya, cuya candidatura es aprobada por las Cortes. Pero tres días antes de la llegada del nuevo rey, Prim es asesinado en las calles de Madrid.

Caricatura publicada en 1870. La embajada de España es una agencia de colocación de reyes que buscan empleo. A ella acuden Isabel II con el príncipe Alfonso (como un niño pequeño), el candidato carlista (con la boina roja) o el duque de Montpensier (acompañado de un perrito)

Caricatura publicada en 1870. La embajada de España es una agencia de colocación de reyes que buscan empleo. A ella acuden Isabel II con el príncipe Alfonso (como un niño pequeño), el candidato carlista (con la boina roja) o el duque de Montpensier (acompañado de un perrito)

 

Asesinato de Prim a la salida del Congreso

Asesinato de Prim a la salida del Congreso

5. EL REINADO DE AMADEO I (1871-1873)

Retrato de Amadeo I

Retrato de Amadeo I

Durante el corto reinado de Amadeo I, éste tiene que hacer frente a varios problemas:

– El aislamiento del rey, que cuenta con el rechazo de la oligarquía terrateniente y la alta burguesía financiera e industrial. Estos grupos desconfían de un sistema democrático que da la voz a las masas y abogan por la restauración de los Borbones en la figura del príncipe Alfonso, hijo de Isabel II. Igual postura adopta la Iglesia, molesta por la libertad de cultos.

– Los inicios del movimiento obrero: la frustración de las masas por la falta de avances sociales les lleva a movilizarse: los jornaleros andaluces ocupan fincas, en las ciudades se organizan huelgas y se reclaman mejoras salariales. La situación se complica cuando llegan los ecos de la Asociación Internacional de Trabajadores (AIT). El gobierno responde prohibiendo cualquier asociación vinculada a la AIT, lo que traerá mayor desencanto en el movimiento obrero.

– En 1872 los carlistas, defraudados por la entronización de un rey extranjero inician la Tercera Guerra Carlista en defensa del pretendiente Carlos VII.

– La crisis política: se vuelve a la tradicional oposición entre los dos partidos del gobierno, el constitucionalista, más conservador, y el radical, más progresista. Ambos recurren a la manipulación electoral deteriorando la imagen del sistema democrático.

En este clima, Amadeo I espera el primer incidente para renunciar a la Corona, y lo hace cuando en febrero de 1873 tiene que firmar el decreto de disolución del cuerpo de artillería en contra de su voluntad. El trono vuelve a quedar vacante.

Caricatura de 1873 sobre el reinado de Amadeo I. España es un manicomio donde los locos (ministros, militares, carlistas, alfonsinos, etc.) llevan a Amadeo en volandas

Caricatura de 1873 sobre el reinado de Amadeo I. España es un manicomio donde los locos (ministros, militares, carlistas, alfonsinos, etc.) llevan a Amadeo en volandas

6. LA PRIMERA REPÚBLICA (1873-1874)

Ante la crisis ocasionada por la renuncia de Amadeo I, diputados y senadores se reúnen en sesión conjunta el 12 de febrero de 1873 y como única salida proclaman la República.

Sin embargo, la República nace con la grave contradicción del periodo. Para los sectores conservadores la República es sólo una salida a la crisis, y prefieren una República unitaria que se percibe como mayor garantía de orden. Pero para las masas la República es sinónimo de gobierno popular y de mejoras sociales, y creen que una República federal es la mejor garantía para la democratización del poder. A medida que el pueblo ve que dichas mejoras no se cumplen, crece su malestar, lo que le llevará a protagonizar revueltas que conducirán al final de la misma República. De la inestabilidad del periodo da idea el que en sólo 11 meses que duró la Primera República hubo cuatro presidentes.

El primer presidente de la República es Figueras, que se encarga de convocar elecciones a Cortes Constituyentes para elaborar la nueva constitución republicana. Las elecciones dan el triunfo a los republicanos federales, aunque la abstención es elevadísima.

Figueras dimite y le sustituye en la presidencia Pi i Margall. Durante su mandato se elabora una Constitución que por primera vez establece en España una República Federal y la separación de Iglesia y Estado. Sin embargo, la Constitución no llegará a promulgarse pues el gobierno debe hacer frente a la sublevación cantonal.

El cantonalismo es un movimiento popular que se extiende en el verano de 1873 y aspira a crear una estructura federal de forma espontánea, sin esperar a su organización legal por las Cortes. En cada localidad se forma un cantón, que asume el gobierno local y establece lazos de hermandad con cantones próximos para, de forma sucesiva, organizarse en provincias y estados federados. Este movimiento, que comienza en Cartagena, se extiende por el Levante y Andalucía y era la respuesta que daban unas masas insatisfechas a la falta de solución a sus problemas económicos. El cantonalismo pretendía crear una estructura de abajo a arriba, controlada por el pueblo y que diera solución a sus problemas reales.

La situación se complica cuando en Alcoy se proclama la revolución social.

Mapa de los conflictos durante la Primera República: en rojo aparecen las zonas carlistas y como hogueras se representan los levantamientos cantonales

Mapa de los conflictos durante la Primera República: en rojo aparecen las zonas carlistas y como hogueras se representan los levantamientos cantonales

Esta crisis obliga a Pi i Margall a dimitir y Salmerón es designado nuevo presidente de la República. Con el nuevo presidente se inicia un giro conservador. Salmerón llama al ejército a intervenir y reprimir la revuelta cantonal. Poco a poco son disueltos todos los cantones, salvo el de Cartagena que se resiste. La negativa de Salmerón a firmar penas de muerte le lleva a dimitir.

Castelar es elegido nuevo presidente. Para poder reprimir con mayor facilidad los brotes del cantonalismo y los desórdenes sociales, Castelar suspende las Cortes y gobierna por decreto, lo que hace que su mandato se asemeje a una dictadura. Castelar cuenta con el beneplácito de las clases adineradas, para quienes sólo un poder fuerte puede frenar la amenaza que representan las movilizaciones populares, tal y como se manifestaron en el movimiento cantonal o en los sucesos de Alcoy.

Caricatura que refleja las contradicciones de la República: dos republicanos tiran de un brazo de la República: uno es partidario de la República unitaria (vestido como un burgués) y otro defiende la República federal (vestido como un personaje del pueblo catalán)

Caricatura que refleja las contradicciones de la República: dos republicanos tiran de un brazo de la República: uno es partidario de la República unitaria (vestido como un burgués) y otro defiende la República federal (vestido como un personaje del pueblo catalán)

 

Caricatura alusiva a las dificultades de la República: Pi i Margall tira del carro de la República sobre un camino de piedras (la guerra de Cuba, la guerra carlista, la deuda pública, etc.)

Caricatura alusiva a las dificultades de la República: Pi i Margall tira del carro de la República sobre un camino de piedras (la guerra de Cuba, la guerra carlista, la deuda pública, etc.)

7. LA DICTADURA DE SERRANO (Enero-diciembre de 1874)

En enero de 1874 estaba previsto que se reabriesen las Cortes, suspendidas temporalmente por Castelar. Pero ese mismo día el general Pavía irrumpe en el hemiciclo y mediante un golpe de Estado pone fin a la Primera República. En realidad el golpe de Pavía responde al interés de los sectores más conservadores de la sociedad y la política, que temían que con la reapertura de las Cortes se renovara la vida democrática y se reactivaran las demandas populares.

Se abre así un nuevo periodo en que el general Serrano recibe plenos poderes para gobernar. El periodo se caracteriza por dos circunstancias:

– El protagonismo de los militares ante la triple situación bélica que vive el país (Guerra carlista, rescoldos del cantonalismo en Cartagena y Guerra de Cuba).

– El fuerte poder ejecutivo, encargado de asegurar el orden interno y acallar las reivindicaciones populares, tal y como desea la oligarquía. El ejemplo más evidente de esta política es la prohibición de las asociaciones obreras.

En realidad, la oligarquía, la Iglesia y los sectores más conservadores del Ejército y la política desean acabar con una experiencia democrática que ha dado demasiado protagonismo al pueblo. Piensan que el control de las demandas sociales y la estabilidad sólo pueden venir con la restauración de los Borbones, en la persona del príncipe Alfonso. A estos deseos responde el pronunciamiento que en diciembre de 1874 protagoniza en Sagunto el general Martínez Campos, proclamando a Alfonso XII como rey de España. El triunfo de dicho pronunciamiento pone fin al Sexenio e inicia el largo periodo de la Restauración.


¡Gracias por haber llegado hasta el final! Si de verdad te ha gustado te invitamos a que realices una aportación para mantener el funcionamiento de la web. Los ingresos que se obtienen en la web a través de la publicidad van destinados íntegramente a cubrir los gastos de mantenimiento, como el servidor donde se aloja la web, por lo que, de momento, no recibimos beneficio económico.