Top

Cargando cosas bonitas...

Recargar...

El Ángelus – Análisis y comentario

 Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0)Reconocimiento – NoComercial – CompartirIgual (by-nc-sa): No se permite un uso comercial de la obra original ni de las posibles obras derivadas, la distribución de las cuales se debe hacer con una licencia igual a la que regula la obra original.
el-angelus

El Ángelus, Jean-François Millet (1857-1859)

En una escena campestre dos campesinos que han interrumpido su trabajo se encuentran orando el Ángelus y dando gracias a Dios en un llano desértico por la cosecha obtenida con el sudor y el esfuerzo de muchos días. El hombre y la mujer agachan piadosamente las cabezas, agarrando él su sombrero y llevando ella sus manos al pecho. A sus pies podemos observar la cesta con los frutos y el apero de labor.

Se trata de un óleo pintado sobre un lienzo que mide 66 centímetros de alto por 55,5 centímetros de ancho.

El tipo de pincelada del que hace uso el autor, se caracteriza por ser firme, segura y corta en la gran mayoría del cuadro. Se trata de una textura lisa. En cuanto a la línea, existe una importancia del color sobre el dibujo.

En la pintura, el volumen se consigue gracias a las sombras que el pintor pone en los personajes. La atmósfera de la escena parece neblinosa, lo que simplifica el volumen de las figuras lo que genera una unión entre los personajes y el paisaje.

Las dos figuras quedan en zonas de luz y sombra respectivamente, en un contraste lumínico. Sus caras quedan en sombra, mientras que la luz destaca los gestos y las posturas de los campesinos, consiguiendo expresar un profundo sentimiento de recogimiento.

La luz es de tipo natural pero no muy intensa, ya que la escena se desarrolla en el campo, y por lo tanto es ambiental.

Emplea colores suaves para el campo y más oscuros para los personajes, reflejando las vestimentas de los campesinos a la perfección. La imagen representa cierta niebla en la que utiliza parte de la gama fría de colores mientras que la tonalidad empleada en el resto del cuadro es sobre todo de colores cálidos, como en la mayoría de sus obras.

Colores rojizos constituyen la piel de los campesinos, mientras que el resto del paisaje es representado con tonalidades amarillas, con estas diferentes tonalidades pretende centrar la atención en los campesinos mientras que los objetos y paisajes pasan a formar un segundo plano dentro de la obra.

Nos encontramos ante una perspectiva aérea, los últimos elementos de la obra se encuentran más difuminados.

El tipo de esquema compositivo de esta obra es el radial, situando a los personajes en el centro de la imagen, dándole la mayor importancia, quedando el resto de objetos en un segundo plano, como podrían ser la carretilla, la cesta y la horca de madera que aun estando estos dos últimos objetos campestres delante de los campesinos no llaman la suficiente atención como los propios personajes, ya que por tamaño y distribución los personajes de la obra quedan centrados y captan las miradas del espectador.

Se trata de una composición dinámica ya que nuestra atención es captada por un punto específico de la obra, en este caso los campesinos orando y dando gracias a Dios por la cosecha obtenida con el sudor y el esfuerzo de muchos días.

La composición de esta imagen está definida principalmente por los colores utilizados, situación de los campesinos, el tema de luces y sombras sin olvidar el tipo de perspectiva, ya que todos estos elementos destacan principalmente a los dos personajes de la obra, en definitiva, Millet quería dar toda la importancia al rezo de los trabajadores, destacando por ello sus gestos.

El contraste de colores entre el atardecer de tonalidades cálidas junto con la fría neblina del cielo dan a la imagen un aspecto interesante.

Las formas de expresión del cuadro son figurativas, además de ser naturalistas (realistas). La anatomía de los personajes es correcta.

El Ángelus es la obra maestra de Millet donde nos muestra una escena campestre protagonizada por dos campesinos, como en la mayoría de sus obras, orando y dando gracias a Dios.

El cuadro ante todo transmite una atmósfera sentimental. Lo que el autor pretendía era denunciar ciertas condiciones de trabajo del campesinado y las clases más bajas, y colaborar con ellos para que aumentaran sus derechos y mejoraran sus vidas. La obra tiene un mensaje social.

En un primer momento, Millet había pintado dentro de la cesta que está en el suelo a una criatura de pocos meses de nacida, pero que había fallecido, y a los dos personajes de pie como los doloridos padres que la miraban sin consuelo. Esta situación conmocionó mucho a los que la vieron por primera vez, y recibió críticas de censura, por lo que este pintor se decidió a retocarla quedando como la vemos hoy.

El Angelus de Millet se convirtió en una obsesión para el pintor español Salvador Dalí, quien realizó distintas reinterpretaciones pictóricas del mismo tema y sobre cuyo significado escribió entre 1932 y 1935 un ensayo titulado “El mito trágico del Angelus de Millet”. En su libro “Confesiones inconfesables”, Dalí afirmaba que el Angelus se había convertido para él en la “obra pictórica más íntimamente turbadora, la más densa”.

Esta obra inspiró a varios pintores impresionistas entre los que destaca Van Gogh.

Jean-François Millet (1814-1875), fue un pintor realista destacado por ser uno de los fundadores de la escuela de Barbizon, en sus obras se enfatizan escenas de campesinos y graneros. Los pintores de Barbizon fueron parte del Realismo pictórico francés, que surgió en reacción al más formalista Romanticismo de Delacroix.

Nació en Gruchy, Francia en 1814 en el seno de una familia de campesinos de Normandía, agraciado con una beca pudo estudiar pintura en París, en el estudio de Delaroche. Sus primeros retratos y cuadros mitológicos nada tienen que ver con sus posteriores obras de temática campesina, en las que se enaltecen la vida y las ocupaciones diarias de las gentes que trabajan en el campo.

La primera de estas creaciones, a las que está indisolublemente unido el nombre de Millet, fue El cribador, al que más tarde siguieron Las espigadoras, El Ángelus, sin duda su obra más conocida, y El sembrador, cuadros todos ellos de figuras humanas definidas con vigor sobre un fondo de paisaje verídico. Con estas creaciones carentes de retórica e sugestionadas por un profundo sentido de lo cotidiano, abrió el camino al realismo pictórico y dejó un modelo en el que se inspiró, entre otros, Courbet.

Millet, poseía un profundo sentido de la naturaleza, la interpretaba (más que reflejarla sin más) comprendiendo las voces de la tierra, los árboles o los senderos. Millet afirmaba sentir en la naturaleza más de lo que los sentidos le daban. El tono a ratos sentimental de sus obras, en este caso el Ángelus, le aleja un tanto del otro gran realista, Courbe, más áspero y rebelde.

El autor buscará retratar a la gente humilde y campesina en un gesto de admiración por la gente pobre del mundo rural, cautivando a los republicanos y enfureciendo a la burguesía por tratar esto como tema central en su obra.

La obra de la que estamos hablando es la de “El Ángelus” pintada por Jean-François Millet entre 1857 y 1859, actualmente se conserva en Museo de Orsay de París, Francia.

El estilo del cuadro es el Realismo francés. Es un movimiento que se da a mitad del siglo XIX. Va después del Romanticismo. Técnicamente no aporta demasiado, su gran novedad son los temas. En literatura hay autores importantes como Benito Pérez Galdós en España, Zola en Francia, Charles Dickens en Inglaterra.

En arte refleja la realidad tal y como es. Se tratan temas sociales que reflejan el mundo de los obreros y los campesinos. Existe una exaltación de la dureza del trabajo y el paisaje.


¡Gracias por haber llegado hasta el final! Si de verdad te ha gustado te invitamos a que realices una aportación para mantener el funcionamiento de la web. Los ingresos que se obtienen en la web a través de la publicidad van destinados íntegramente a cubrir los gastos de mantenimiento, como el servidor donde se aloja la web, por lo que, de momento, no recibimos beneficio económico.