Top

Cargando cosas bonitas...

Recargar...

5 Casos Escalofriantes Que Han Ocurrido En Casinos


casino-welcome-vegasDe las películas, dirías que los casinos son inmensos locales en donde algunos cerebritos locos por las fórmulas matemáticas mágicas ganan fortunas, después tienen que lidiar con los un tanto mafiosos guardas de seguridad antes de escapar lo más rápido posible con la chica que más cerca se encuentre. Ve a un casino por tu cuenta una noche cualquiera, y te darás cuenta que es un lugar bastante inofensivo -¿el dinero que pierde la gente en las tragaperras es el precio por la emoción momentánea, cierto? Básicamente, el producto que venden los casinos es esperanza, incluso cuando se trata de una falsa esperanza.

La cruda realidad es que hay algo que se nos escapa entre medias. Si pasases varios años observando todo lo que ocurre dentro de un casino día tras día, verás lo repleto de basura y miseria que estos lugares pueden llegar a albergar, incluso cuando la mafia no está implicada en estos negocios. Dos expertos en seguridad de casinos a tiempo completo, “Dylan” y “Tanya” han contado algunas de las cosas más escalofriantes que han podido comprobar en los casinos.

#1. Hay gente que muere en los casinos

casino-policiaDylan ha tenido que lidiar con dos cadáveres. Uno fue de un hombre que iba de camino al lavabo y se desplomó por sorpresa, el otro fue un jugador de maquinas tragaperras que le dió un bajón de tensión y se cayó instantáneamente de su silla. Obviamente, la gente puede morir en cualquier sitio, pero en la mayoría de los sitios, causa un gran alboroto como es obvio. En el casino, los demás clientes se acercan por los alrededores una y otra vez viendo los cuerpos en el camino a su siguiente partida. Sin embargo, se hayan o no dado cuenta de que aquel hombre estaba muerto, ellos siguen jugando y actuando de la misma manera, porque actuar de manera diferente cambia tu suerte. Todo el mundo lo sabe.

Las autopsias hablan de “derrames cerebrales” e “infartos“, y no por azar o por ser asesinado por un mafioso armado, así que el casino es poco probable que se sienta culpable por estos incidentes. Otras muertes están algo más conectadas con el juego de azar. Los jugadores a menudo hablan con los crupiers acerca de suicidarse, normalmente después de perder el alquiler del mes que viene apostándolo todo al rojo. El casino reacciona, porque mientras ellos hacen realmente poco por disuadir del juego excesivo (ostras, ellos hacen todo lo posible para animar a dejarte tus ahorros), hay un límite a su indiferencia. Además, hay una posibilidad de que el jugador compulsivo cometa el suicidio, o al menos lo intente dentro del casino, lo que es potencialmente malo para el negocio.

Tanya, la otra experta de seguridad en casinos, comenta que una vez un hombre saltó desde lo alto del parking. Condujo hasta entrar, fue directo al último piso, y se lanzó de cabeza. Murió instantáneamente. Uno de sus antiguos jefes le dijo que no se percató hasta que encontró sesos en sus zapatos más tarde. El casino de Dylan tuvo una experiencia similar, sin embargo el hombre no murió, después de lanzarse desde el parking fue rápidamente llevado al hospital.

Cuando los crupiers escuchan a los clientes hablar de suicidarse, llaman a la policía, y una persona especializada trata de tranquilizarlos. Tanya alguna vez ha tenido que calmar a algunos clientes por su cuenta; una vez tuvo que ayudar a una mujer la cual sus grandes pérdidas habían llegado a ser desproporcionadas, además de tener un montón de problemas, que venían de relaciones abusivas con su marido que le había sustituído por una adolescente. Esa mujer sigue yendo a apostar una y otra vez, lo que, creas o no, le ha permitido encontrar un nuevo novio: uno de los jugadores más frenéticos. ¡Mira, es totalmente posible irte del casino con un ganador!

#2. Hacer trampas es muy común y ridículamente fácil

La cultura pop está encantada por las ingeniosas estrategias para hacer trampas en los casinos, que involucran al menos un genio autista. En la vida real, los mayores estrategias para hacer trampas son cosas que un niño podría haber ideado. ¡Pero funcionan!

casino-pelicula

Fotograma de la película “Casino” de 1995

 

Por ejemplo, la única manera para ganar en la ruleta es robando el dinero cuando nadie esté mirando, basándonos en, nada más y nada menos que, Einstein. Así que hace varios años, Dylan sospechaba cuando los jugadores de ruleta en su casino parecían estar ganando. Esto resulto ser motivo de que el lugar estaba siendo asaltado por una organización de 60 personas haciendo trampas, al final se dio cuenta después de una investigación y cuatro arrestos policiales.

El método era decepcionante: Todo lo ocurrido fue en la mesa de la ruleta, sus fichas no estaban marcadas con la cantidad en dólares. Así que un jugador compraría aquellas “fichas sin valor” por $1 cada una, después se las pasaría a un cómplice para añadirla a su pila de fichas de $5, aquel cómplice las canjearía al mayor valor posible. Lo creas o no, los ladrones se hicieron con alrededor $1000-$2000 cada noche actuando así hasta que el equipo de seguridad de Dylan les pilló.

trampas-casinoY de esta manera es como trabajan la mayoría de los tramposos. En juegos de mesa como el blackjack, no utilizan sofisticadas estrategias o misteriosas matemáticas; simplemente mezclan fichas en la mesa cuando no deberían estar haciéndolo. Hacen apuestas una vez que conocen “la mano del oponente” o retrasan el monto de la apuesta o la reducen. La cámara les verá, pero ellos esperan que la persona que las controle no lo haga.

Otras veces, es cosa de convencer al jugador de que siga tu ritmo, hasta tal punto que empezarán a pagar de más por las manos ganadoras o por jugadores incluso que están perdiendo. “Estamos más pendientes de nuestros empleados que de nuestros clientes,” dice Dylan, “desde que están más cerca del dinero.” Los repartidores de cartas tienen que vestir un uniforme especial de la compañía sin bolsillos para impedir la más obvia forma de robar. Y sus delantales tienen que cubrir la cintura, no sea que intenten esconder sus fichas en algún lugar más íntimo.

Los otros tipos de trampas que estás acostumbrados a ver en películas (todo desde contar cartas hasta llevarse un maldito espejo o prisma para echar un vistazo a las cartas del crupier) no son ilegales en absoluto -y solo van a veces en contra de las normas del casino. La peor cosa que puede ocurrir es que te inviten a salir, y quizás avisar de tu forma de actuar a otros casinos. Habitualmente puede verles incluso guardar el dinero que tú ganas, depende de si ha cruzado la línea entre “ganar aprovechándose de su inteligencia” o es “un robo descarado.”

#3. Los casinos se centran en los vulnerables

ancianos-casinoEl casino de Tanya es uno de los situados cerca de una estación militar local (la suya es la menos sospechosa, orgullosamente comenta que, no ha tenido ningún suicidio en el parking en las últimas semanas). Y los soldados felizmente se deshacen de sus nóminas en el antro más cercano. “Es esta la razón de que existan los cuarteles,” dice Tanya, “y porque una vez se propuso prohibir los sitios de préstamo en los días de cobro por estar muy cerca de las bases militares.” El casino estaba preparado para explotar este particular mercado; estos son niños de 19 años que a menudo cobran sus primeras nóminas, y no tienen nada más en qué gastarlas.

Otro blanco son los jubilados, y Tanya se sentiría mal por ellos… si no se quejasen tanto por todo. Un cliché bastante certero es que los geriátricos se dejan mucho dinero en las tragaperras, y no es algo que tenga que ver con el casino (el cual preferiría atraer grandes apostadores). En cambio, los casinos tratan de localizar a la tercera edad con descuentos para mayores con otras cosas como los buffets. Y no te desesperes soldado, -hay un bonito descuento en el buffet para militares esperándote también.

El buffet está claramente diseñado para funcionar con pérdidas, sabiendo que sus esperadas ganancias por el juego exceden de lejos lo que cuesta mantener el buffet. Es esto porque los casinos están preparados para dar vales gratuitos de comida una vez que has estado por los suelos por un rato, solo para evitar que te vayas y abandones. La gente viene al buffet y se queda para jugar al bacará, y si has planeado en exprimir al casino comiéndote toda la comida barata que encuentres, bueno, mejor ten más auto-control que el que tienen los jubilados y los soldados que Tanya tiene que ver de vez en cuando.

La única manera para ganar realmente a la casa es o estar completamente al margen o hacer trampas.

#4. Está sucediendo un triste crimen en los casinos

el-padrinoAl contrario de lo que piensan muchos esperanzados cliente, la prostitución no es automáticamente legal en los casinos (demonios, no es ni legal en Las Vegas). Pero en sitios donde hay demanda y oferta de sexo de pago, nos lleva a tener que ver grupos de gente buscando locamente prostitutas. “Una chica joven que aparece en una falda corta en pleno invierno con taconazos,” dice Dylan. “Sí, probablemente una prostituta.” Entonces, después de intercambiar unas cuantas palabras, se va con algún hombre jubilado. “Ella es ahora una prostituta seguro.” Un punto para Dylan.

La seguridad del casino no interviene. Esto es un entretenimiento para ellos, muchos se entretienen espiando los ascensores o espiando a los clientes borrachos que están con ellas. La excepción es cuando una chica de compañía y su cliente no deja claro las premisas antes de completar la transacción. Si merodean con el coche por los alrededores del casino, Dylan tiene que esperar hasta que la cámara grabe el acto en sí, y después enviarlo a los seguratas. El artrítico señor mayor, cruelmente, a menudo no se sube los pantalones antes de abandonar el vehículo. “Algunas cosas,” dice el pobre Dylan, “no se pueden olvidar.”

Hemos comentado que Tanya está en un casino en una reserva india en Whasington. La marihuana es ilegal en la reserva india aunque es legal en el estado, para mayor sorpresa y desilusión de muchos invitados. La metanfetamina es también ilegal en la reserva, no pilla por sorpresa a nadie en absoluto, pero los drogatas siguen viniendo. Las máquinas del casino emiten tickets de penique -bonos de poco valor con los que pueden jugar o tener dinero en ellos- y los drogatas examinan el suelo en busca de aquellos jugadores que quizás los hayan caído. “Nosotros no animamos a ello porque es un paso que roza la mendicidad, lo que además molesta a nuestros clientes.” dice Tanya.

crimen-casinoLos drogatas también roban, lo que sobrepasa la mendicidad en la mayoría de los casos. Estos adictos buscan carteras y monederos que los jugadores se dejan abiertos -Dylan dice que los jugadores hacen esto muy a menudo, estúpidamente asumen que las cámaras ocultas les protegerán. Los adictos rebuscan los bolsos en los baños, y no tienen miedo en ser pillados por el camino. También esto tiene que ver con un extraño problema en la ley: Es correcto coger un monedero (quizás tienes que devolverlo) hasta que alguien te vea coger el dinero que tiene. Tanya repetidamente encuentra monederos tirados en el baño, con agujas, papel de aluminio, y otras cosas relacionadas con las drogas.

Si te suena que los casinos están repletos de tristeza y llenos de gente desolada, bueno…

#5. El objetivo del casino es el de parar el tiempo

laberinto-casinoDylan ha visto a jugadores compulsivos ocupar las mesas de dados durante 28 horas seguidas. En las máquinas tragaperras, los de seguridad dan codazos a los jugadores que duermen (para que nadie los robe, y porque los clientes dormilones son sinónimo de menos beneficios), los cuales inmediatamente vuelven para jugar. La gente se hace las necesidades encima -él dice que una mujer en particular que regularmente entra y se sienta hasta que alguien la descubre y ve que ha evacuado en sus pantalones. ¿Y cuando la alarma de incendios salta? Los jugadores siguen apostando en las tragaperras. E incluso cuando la alarma retumba y los crupiers se van, la mesa de jugadores sigue puesta, queriendo mantener la vista en sus cartas en todo momento.

Todo esto está diseñado.

Toma nota, hay una razón por la que los casinos juegan con la mente, música indescriptible en vez de canciones: Las canciones crearía la sensación de que el tiempo pasa, y después cuando una canción finalmente se repite, sabrías cuantas horas has tenido que pasar y quizás te de por salir de aquel trance. Los casinos no tienen ventanas; las ventanas muestran el sol en movimiento. Los casinos no tienen relojes. Los teléfonos están prohibidos en la mesa, y no solo es por mantenerte alejado de hacer trampas o hacer fotos -te mantiene alejado de mirar la hora, desde que la mayor parte de la gente no lleva relojes hoy en día. El principal objetivo es suspenderte en un mundo sin noción del tiempo en el cual únicamente está la siguiente mano o el siguiente turno en la ruleta.

ludopatia-casinoDate una vuelta alrededor, y te darás cuenta que el casino tiene un laberinto por diseño. Busca la salida, y los retorcidos pasillos te mandarán directamente a donde empezaste, o a otra planta del casino. Los casinos reparten “cartas diseñadas para jugadores“, las cuales tomas en las máquinas y en las mesas; la mayoría de la gente piensa que son meramente un programa de marketing, pero los casinos también las usan para seguir tu actividad y después situar a todo el mundo según las preferencias. Por ejemplo, una de las cartas del casino situó a una mujer que había hecho un gran desplazamiento desde un lado del casino al otro a la misma hora todos los días. Así que movieron las máquinas del casino para exprimir el dinero de aquella mujer al máximo y también el de otras mujeres.

Tampoco, según una fuente, el casino no tiene una política de indicar a la gente la necesidad de tomar descansos o irse a casa después de una larga jornada o una enorme pérdida. Pero nuestra segunda fuente, Tanya (la cual lleva la vigilancia del casino en Whasington) dice que su equipo permite a los adictos servirse sus propias bebidas en el bar. Ellos firman un contrato en el cual se bloquean ellos mismos de entrar al casino, así que serían acusados de violación de la propiedad si vuelven. Un hombre que firmó el contrato vino de vuelta tantas veces que Tanya, de acuerdo a su contrato, le tuvo que arrestar. “La parte triste es que volverá cuando salga de prisión,”, ella comenta. “Y volverá a ser arrestado otra vez. Es impresionante, porque hay muchos otros casinos a los que podría ir.”

Fuente | Cracked.com


1 Comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *