Top

Cargando cosas bonitas...

Recargar...

El anillo verde ciclista. 64 kilómetros que rodean la ciudad de Madrid


banner-anillo

El anillo verde ciclista es una ruta que rodea en un recorrido de aproximadamente 64 kilómetros la ciudad de Madrid. Pasando por los barrios de Orcasitas, Vallecas, Entrevias, Canillejas, Hortaleza, Sanchinarro, Las Tablas, Aluche, Carabanchel y que tiene como principal atractivo el paso por la Casa de Campo por donde se realiza un amplio trazado pasando por sus sitios más importantes. Es una buena opción debido a que el carril bici se encuentra separado del tráfico motorizado en casi la totalidad de su recorrido. En mi opinión es ideal para todos aquellos aficionados a la bicicleta que quieran moverse por la ciudad, conociendo todos los barrios de la periferia y zonas alejadas del centro de la capital.

Datos de la rutaPerfil de altimetríaPlanoConsejosVídeosGaleríaPredicción meteorológicaEnlaces de interés
  • Longitud: 65 kilómetros.
  • Cota máxima: 728 metros en la zona del PAU de Las Tablas.
  • Cota mínima: 570 metros en el túnel bajo la autovía A-4 y el ferrocarril en Santa Catalina.
  • Desnivel de ascenso acumulado: 310 metros.
  • Pasarelas, puentes y túneles: 20, de las que 9 pasarelas son de nueva ejecución.
  • Cruces regulados por semáforos: 37.
  • Inversión total: 50 millones de euros.
  • Árboles plantados: 15.000.
  • Estaciones de Metro, Metro Ligero y Cercanías a menos de 200 m de distancia del recorrido del Anillo Verde: Metro (20 estaciones), Cercanías (6 estaciones) y Metro Ligero (3 estaciones).

En bicicleta

  • Velocidad media: 22 km/h tiempo aproximado 3 horas.bike-icon
  • Velocidad media: 15 km/h tiempo aproximado 4 horas y media.

Andando

  • Ritmo: 6 km/h tiempo aproximado 11 horas.
  • Ritmo: 12 km/h tiempo aproximado 5 horas y media.

perfil-anillo-verde-ciclista

*Hacer click para aumentar de tamaño.

plano-anillo-verde-ciclista

*Hacer click para aumentar de tamaño.

Seguridad en el carril bici

  • Circular con prudencia y respetar en todo caso el código de la circulación. Sobre todo por el tamaño y fragilidad de los ciclistas, lo que nos hace estar siempre en inferioridad en zonas abiertas al tráfico de vehículos motorizados.
  • Siempre circular por el lado correcto de la vía. Más de una vez me he llevado un susto al encontrarme de frente a un ciclista que iba circulando en sentido contrario.
  • Avisar con la mano las posibles maniobras que tenemos intención de realizar.
  • Formar una sola línea al ir acompañado de otros ciclistas.
  • Estar más atento de lo habitual cuando las condiciones meteorológicas son adversas -incluímos un apartado para consultarlas-.
  • De noche utilizar luces delantera y trasera (se agradece de verdad). También, y sobre todo en carretera utilizar ropa con reflectores.

Equipamiento

  • Utilizar ropa ajustada ofrece menor resistencia al viento al igual que una mayor seguridad ante posibles enganchones de mangas, cordones de las zapatilles, etc. Es aconsejable el uso de casco.
  • Revisar cada cierto tiempo la bicicleta y mantenerla en unas condiciones aceptables para el uso.
  • Llevar siempre -y esto es muy imporante- un kit de reparación de pinchazos o en su defecto una cámara de repuesto así como las herramientas que vayas a necesitar.
  • Agua u otras bebidas que consideremos oportunas (eso sí, si bebes no conduzcas machote). Ahora en serio, es muy importante estar bien hidratados.
  • Algo obvio pero que no está de más recordar. Llévate un teléfono móvil y algo de dinero. El móvil, en caso de que sea smartphone te podrá ser muy útil para en caso de perderte llamar a un amigo o utilizar el GPS.

Ruta clásica del Anillo Verde Ciclista de Madrid

Ruta por Madrid Río del Anillo Verde Ciclista

Desde que empecé a montar en bicicleta con más frecuencia había oído mucho acerca de esta ruta. Me comentaban que no era excesivamente complicada y que no hacía falta tener mucho nivel. Es medianamente asequible con mediana preparación. Quería comprobarlo, además de su posible utilidad, sus infraestructuras y todo lo que me pudiera resultar atractivo. Con tres amigos nos aventuramos a conocer el Anillo Verde en un caluroso día de verano. Al acabar la ruta puedo decir que acabe bastante abatido, en el sentido de que yo no contaba con ningún tipo de preparación. Esto quiere decir que recomiendo no aventurarse a realizarlo sin antes haber entrenado lo mínimo, en general para completarlo y disfrutar de él hay que estar en una forma física aceptable. Aunque tenga un desnivel acumulado de 310 metros -que puede parecer poco-, engaña, su orografía hace que tenga algo más de dificultad sobre todo por sus constantes descensos seguidos de pequeños repechos. Comentar que seguir el camino es en algunos puntos complicado, es recomendable el uso del GPS, porque el carril bici desaparece y cuesta volver a él tras pasar algunos cruces. Se discurre siempre por terreno asfaltado.

En general me parece un recorrido interesante aunque es cierto que hay que muchas veces detenerse de forma involuntaria por los continuos cruces y semáforos que lo configuran. Sin duda no es el escenario idílico para realizar entrenamientos o series de gran intensidad, pero para uso cicloturista y de ocio esta bastante bien.

Los puntos negros del Anillo Verde Ciclista

puente-anillo-ciclistaAlgo que siempre me ocurre al hacer este recorrido es que me quedo con un mal sabor de boca. Aprecio el gran esfuerzo por parte de la ciudad de Madrid, contamos con infraestructuras realmente interesantes, como algunas de las pasarelas que cruzan por encima diferentes autopistas radicalmente separadas. O también la unión de la Casa de Campo y el monte del Pardo, envidiables pulmones de nuestra ciudad, por medio de una vía muy útil.

Sin embargo, los peros no gozan de escasez. Es comprensible que en zonas antiguas es complicado hacerlo de mejor manera, pero la Casa de Campo es bastante mejorable (aunque se ha mejorado bastante, y siguen en ello). En los barrios nuevos, dígase Sanchinarro, el constante atravesar de rotondas que invitan a abandonar el carril e ir por la carretera. No solamente por romper el ritmo sino por la exponente peligrosidad de alguno de ellos.

Para no extender en exceso, en muchas zonas el estado de conservación es deplorable. Abundan tramos con la parte dedicada al carril poco visible, al señalización es manifiestamente mejorable y las áreas de descanso en general tienen las fuentes inutilizadas (hay mucho estúpido suelto, todo hay que decirlo), lo que para los ciclistas poco experimentados, que son mayoritariamente el principal grupo de usuarios del carril, puede resultar desagradable.

Lo anteriormente comentado, como esfuerzo esta bien pero se podría haber conseguido bastante más para hacer esta ruta recreacional algo más agradable. Agradecería enormemente que hubiese más vías que conectasen el centro de Madrid con los barrios de la periferia.

Aún así, hay que reconocer que el anillo verde ciclista ha dado un gran empujón al uso de la bicicleta en la ciudad. Es impresionante ver como ha aumentado en los últimos 2-3 años el uso de la bicicleta, especialmente en los fines de semana: gran número de ciclistas de todo tipo se animan a coger la bici por el anillo. Familias, hombres, mujeres, niños, gente mayor…sentir que están en una vía “para ellos” protegidos del infernal tráfico de Madrid parece que ha supuesto un empujón definitivo para aquellos que tenían sus dudas con este deporte. Esto es un claro punto positivo y que hay que aplaudir.

Última vez que registré la ruta con Strava


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *